• 17/marzo/2016 •

A propósito de «Camiroaga»

<b>Christopher Doxrud</b><br>
socio-abogado Johansson & Langlois
Expertos en propiedad industrial.

Christopher Doxrud
socio-abogado Johansson & Langlois Expertos en propiedad industrial.

Hace unos días conocimos el resultado favorable de la oposición presentada por el padre de Felipe Camiroaga a la solicitud de registro de la marca comercial “CAMIROAGA” solicitada por un tercero ajeno a la familia del fallecido animador, para servicios de compraventa de productos.

Muchos nombres de famosos, estén vivos o hayan fallecido, corren el riesgo de ser registrados por terceros con el fin de obtener un provecho económico a partir de su uso como marca comercial. La Ley de Propiedad Industrial y su Reglamento, contemplan el registro de nombres propios si es una persona viva quien solicita el registro de su nombre, si existe consentimiento de la persona cuyo nombre se pretende inscribir o, si la persona ha fallecido, el consentimiento de sus herederos.

A partir de este fallo, podemos concluir que tratándose de un apellido que no cuente con registro previo ni presente vínculo con algún producto o servicio, el hecho que haya alcanzado fama y notoriedad entre los consumidores y sea susceptible de causar error o confusión respecto del origen de los productos y servicios, es fundamento suficiente para oponerse exitosamente a solicitudes de terceros que pretendan obtener un provecho ilegítimo del mismo.

 

Christopher Doxrud,
socio-abogado Johansson & Langlois
Expertos en propiedad industrial.

Relacionados: