• 02/junio/2017 •

Aduana chilena en riesgo

El año pasado Aduanas estuvo en paro por 9 días. Un paro que el Subsecretario de Hacienda pudo haber evitado. El Ministro Valdés asumía y de haber existido voluntad política, habría bastado con constituirse en la Dirección Nacional y suscribir el mismo documento que se firmó después de un desgastador paro. 

Al año la historia se repite, el compromiso firmado con el gremio no se respeta y el encasillamiento que tiene respaldo legal entra a la dilación, faltando el gobierno al acuerdo de dejar zanjado el tema dentro de su gestión.
¿Qué hay detrás de este conflicto que va escalando en virulencia? ¿Por qué el gobierno se resiste a poner en ejecución un proceso que fortalecerá la capacidad fiscalizadora del Servicio? ¿Por qué se ha articulado una información oficial distorsionada que hace ver a los funcionarios como pidiendo mayores remuneraciones, cuando se trata de sincerar las plantas y dar al Servicio una dotación acorde con su responsabilidad dentro del Estado?
Se detectan serias amenazas sobre la institución aduanera, un intento de frenar  su acción fiscalizadora, en beneficio de los sectores que se benefician de la debilidad de sus controles. El hecho que haya sido el Ministerio del Interior el que, a través de la PDI, haya ingresado a cubrir los controles aduaneros en fronteras, puertos y aeropuertos genera un precedente negativo para las relaciones futuras con esa institución policial.
¿No se estará buscando a través de estos conflictos que desgastan al Servicio, precisamente crear un clima en la opinión pública que permita accionar desde los niveles ministeriales y los grupos de interés, para reducir a las Aduanas en sus competencias y roles históricos?


Hernán Narbona Véliz
Una mirada libre a nuestro entorno
Periodismo Independiente

Relacionados: