• 16/junio/2020 •

Agilidad y tecnología: la mejor combinación para el trabajo pospandemia

<b>José Beas</b><br>Director regional Cono Sur de Rockwell Automation.

José Beas
Director regional Cono Sur de Rockwell Automation.

Antes, el teletrabajo y el soporte remoto eran los grandes desafíos del mundo laboral, pero hoy, para muchos éstos son temas resueltos. La pandemia del coronavirus nos ha demostrado que las industrias, las personas y el mercado se logran adaptar a situaciones de crisis. Sin embargo, para pasar a la siguiente etapa, los profesionales deberán centrarse en capitalizar su capacidad de reacción frente a eventos difíciles, tanto en ejecución de tareas, como en roles de liderazgo.

La agilidad será algo importante en el rediseño de estrategias productivas y eficiencia operacional y la tecnología cumplirá un rol clave en la aceleración de los procesos de adaptación. Más que reconversión laboral, que es un término muy amplio, lo que viene es el desarrollo de herramientas adicionales que permitan a las personas ser exitosas en sus funciones, pero que también faciliten  su adaptación a los cambios que exige el mercado, cada vez más rápido.

Identificar los puntos de mejora y fortalecer aquellos en que las cosas funcionan bien será una necesidad transversal en las organizaciones, donde cada engranaje cumple una función importante. En ese sentido, la pandemia invitará a fortalecer el pensamiento disruptivo. Posiblemente, requeriremos profesionales con un background fuerte en tecnología, con capacidades de liderazgo sólidas y con experiencia o ideas disruptivas que hayan solucionado problemas complejos de cadenas de abastecimiento y continuidad operacional.

Junto con el conocimiento en desarrollo y la implementación de  estrategias, las habilidades transversales se volverán más relevantes, ya que en muchos casos el reinventarse y explorar áreas nuevas será indispensable. Todos hemos aprendido de esta pandemia, a adaptarnos, liderar eficientemente y tomar acciones que mantengan las actividades moviéndose. En este contexto, es fundamental, para seguir adelante, analizar profundamente el momento más complicado que nos haya tocado enfrentar, revisar si nuestra reacción fue la adecuada y si las decisiones tomadas fueron certeras (autocrítica), también evaluar cómo las estructuras de soporte se comportaron. El cliché es muy cierto: toda crisis es una oportunidad para mejorar.

José Beas
Director regional Cono Sur de Rockwell Automation.

Relacionados: