• 16/diciembre/2020 •

Aprovechar el cambio al que nos obligó la pandemia

<b>Marisabel Guerra</b><br>
Mobile Brand Manager de LG Electronics.

Marisabel Guerra
Mobile Brand Manager de LG Electronics.

Esta pandemia nos obligó a potenciar una herramienta que parecía remota, pese a que existe hace más de 50 años como lo es el teletrabajo. Es el momento de tomarla en serio, como una alternativa viable y permanente de trabajar. 

El Teletrabajo llegó para quedarse. Una frase que ya parece cliché, pero que era impensada hace poco más de un año. Con la pandemia por el Coronavirus -sin indicios de abandonar las distintas latitudes en el mundo-, nos vimos forzados a adaptar esta tecnología para seguir con nuestras labores, adaptándonos y evolucionando. Suerte para nosotros, los avances en la forma de comunicarnos permitieron que esta adaptación fuera de manera más veloz y fácil que hace un par de años. 

La implementación del teletrabajo conlleva grandes beneficios. La posibilidad de ahorrar, tanto en infraestructura como gastos de agua, luz y desplazamientos son argumentos bastante fuertes a considerar. Además, permite una flexibilización para que los trabajadores puedan conciliar mejor su vida familiar y personal, en un mundo donde la vorágine y los tiempos son cada vez más escasos.

Una mayor independencia y productividad inciden en sacar de mejor forma el talento de cada uno de los colaboradores y así avanzar de mejor manera rumbo a las metas planteadas.

Sin embargo, todo esto que suena muy idílico, necesita de ciertos factores a considerar, tales como la disciplina, el orden y establecimiento de metas a desarrollar durante el día, semana y mes. Al no estar físicamente cerca, el control sobre los colaboradores es menor, y la importancia de las confianzas y el buen relacionamiento con los pares pasa a ser de suma importancia.

En otros aspectos más técnicos, están los gastos que cada trabajador hace por su cuenta, como lo son la luz, el agua, comidas e Internet, el cual necesita funcionar de manera casi perfecta para evitar molestos problemas al momento de enviar presentaciones, tener importantes reuniones con clientes o solucionar cualquier imprevisto que surja.

Sin embargo, el teletrabajo no puede ser una forma laboral permanente, es necesario establecer equilibrios y la vuelta a las oficinas tiene que darse en algún minuto mientras se supera esta pandemia. Es por esto que varias empresas, entre las que destaca LG Electronics, ha instalado el sistema mixto, con turnos entre los colaboradores, mezclando de manera óptima una cantidad de días en la oficina y la otra desde casa en teletrabajo. Así, se logra eficientemente monitorear en persona las cargas y los avances en el trabajo, junto con una mejor calidad de vida, tanto familiar, personal y laboral. 

Esta pandemia nos obligó a potenciar una herramienta que parecía remota, pese a que existe hace más de 50 años como lo es el teletrabajo. Es el momento de tomarla en serio, como una alternativa viable y permanente de trabajar, y no solo como una solución transitoria mientras combatimos al Coronavirus. Sus beneficios son incalculables y, si la desarrollamos de manera óptima, pueden mejorar significativamente la calidad de vida de todos nosotros y mejorar la productividad de las empresas.

Marisabel Guerra
Mobile Brand Manager de LG Electronics.

Relacionados: