• 20/agosto/2009 •

Bancos pueden otorgar tasas más bajas si se opera a través de Instituciones de Garantía Recíproca (IGR)

<b> Juan Pablo Román</b><br>
Presidente de la Asociación de Instituciones de Garantía Recíproca de Chile A.G.

Juan Pablo Román
Presidente de la Asociación de Instituciones de Garantía Recíproca de Chile A.G.

Los créditos a pequeños y medianos empresarios gestionados ante las instituciones financieras a través de las Instituciones de Garantía Recíproca (IGR) resultan más baratos. Esto porque los bancos no tienen que aprovisionar fondos si los clientes caen en incumplimiento, por lo que no corren riesgo alguno.

Como la banca no tiene información del pequeño empresario prefiere otorgarle créditos de consumo, porque le resulta más fácil. Debido al factor riesgo los bancos no les prestan más barato a los pequeños y medianos empresarios. Ésta ha sido la razón por la que no ha sido posible traspasar la rebaja de tasas del Banco Central.

Las IGR están justamente especializadas en el logro de un acceso crediticio beneficioso para aquellos emprendedores. La comisión de las Instituciones de Garantía Recíproca, más la tasa de interés del préstamo, no alcanza al costo financiero de los créditos otorgados por los bancos, como los de consumo.

Al menor costo financiero se suma la posibilidad de que el pequeño y mediano empresario – con el certificado de garantía otorgado por la IGR – puede buscar la alternativa que mejor le convenga en el mercado: tasas preferentes y plazos a su conveniencia. Así, quien quiere comprar un camión, una maquinaria o desarrollar un proyecto para su negocio puede, mediante esta herramienta, conseguir un crédito en mejores condiciones que uno de consumo.

Al banco el sistema lo favorece porque en caso de incumplimiento por parte del cliente del compromiso crediticio, la institución financiera puede cobrar a la IGR el certificado de garantía en su calidad de aval.

JuanPablo Román.

Relacionados: