• 15/abril/2010 •

Basura y riesgo para la salud

<b>Patricia Larraín</b><br>Académica Cátedra Salud Comunitaria Facultad de Medicina U. Andrés Bello.

Patricia Larraín
Académica Cátedra Salud Comunitaria Facultad de Medicina U. Andrés Bello.

La alerta sanitaria que sufre Antofagasta con el brote de cólera y el Noro Virus tiene un responsable: los escombros mezclados con desechos orgánicos. Sin duda que la proximidad con estos elementos constituye un peligroso foco de infección aumentando el brote de enfermedades.

La basura puede ser la causa principal de más de cuarenta enfermedades y la transmisión de estas infecciones se concreta, básicamente, al tomar contacto directo con los desechos o a través de los llamados vectores (moscas, ratones, aves, gatos y perros) que viven en los lugares de acopio de los desechos.

En los basurales se encuentran abundantes vectores responsables de la difusión de múltiples agentes infecciosos. Por ejemplo, la mosca doméstica transporta organismos patógenos sobre la superficie corporal, en el interior de la cavidad intestinal (a través del consumo de alimentos contaminados) y directamente en las heces o deposiciones.

El contacto con los animales que viven en la basura también es un foco de infección: Dentro de las enfermedades transmitidas por animales, bacterias o insectos se encuentran infecciones intestinales, cólera, salmonelosis y teniasis entre otras, cuyos principales síntomas se manifiestan a través de alteraciones en el ritmo defecatorio, decaimiento, dolores abdominales, diarrea y deshidratación.

Con respecto a las patologías externas transmitidas por los vectores figuran la forunculosis, piodermitis y escabiosis (sarna), todas vinculadas directamente con la actividad de los basurales.

Los niños suelen ser los más vulnerables a adquirir enfermedades por medio de animales, porque aunque no vayan a los terrenos infectados suelen tener contacto directo con los vectores que se alimentan de los residuos.

Patricia Larraín.

Publicado: 15/04/2010

Relacionados: