• 26/abril/2010 •

Beneficios de la Actividad Física

<b>Alejandra Moffat</b><br>Directora Pedagogía Educación Física Universidad San Sebastián.

Alejandra Moffat
Directora Pedagogía Educación Física Universidad San Sebastián.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define Actividad Física como: “Todos los movimientos que forman parte de la vida diaria, incluyendo el trabajo, la recreación, el ejercicio y la actividad deportiva”.

Es un hecho de los últimos tiempos que la actividad física ha tenido un aumento significativo en su protagonismo en las horas de ocio de la sociedad actual, compitiendo fuertemente con el impacto del desarrollo de las tecnologías, las horas de navegación por Internet y el aumento de los oficios de rutina y sedentarios.

Quisiera profundizar en la actividad física recreativa, sin desconocer los beneficios que tiene la práctica de ésta de forma profesional: el deporte de rendimiento. No hay discusión en lo que se refiere a beneficios físicos que se obtienen como resultado de la práctica de actividad física, tales como; mejora del sistema cardiovascular, prevención de enfermedades, control del sobrepeso, aumento de los años de vida, etc. Todos estos factores inciden en la calidad de vida de todos los grupos etáreos.

La actividad física y la salud se asocian de manera correlacional y no causal, entendiendo salud como el bienestar no solo físico, sino que también psicológico y social del individuo. Es en este punto donde quiero detener su atención: la actividad física recreativa y los beneficios psicológicos y sociales en nosotros.

Beneficios psicológicos: existen teorías que fundamentan la razón de éstos. Una de ellas sustenta que es la capacidad de distraer la atención de situaciones estresantes, más que la actividad física propiamente tal, lo que otorga el bienestar y placer de la actividad física (Bahrke y Morgan, 1978).

Otra teoría al respecto es la producción de endorfinas asociada a la actividad física, siendo éstas las que reducen la sensación de dolor y provocan un estado de euforia, por lo que esta teoría asocia los beneficios de la actividad física a una acción conjunta fisiológica y psicológica en el ser humano. (Isabel Fernández Del Castillo, El Magazine del Mundo, 2004).

Algunos de los beneficios psicológicos asociados a la actividad física son la mejora en el rendimiento académico, estabilidad emocional, confianza, memoria, imagen corporal positiva, desempeño laboral, entre otras (Weinberg & Gould, 1996).

Beneficios sociales: sin lugar a dudas somos personas individuales y únicas, pero igual de cierto es que vivimos en sociedad, por lo que debemos compartir con nuestros pares, y para el buen desarrollo de ello es que la sociedad nos solicita algunas competencias y habilidades que debemos desarrollar. La actividad física nos ofrece la posibilidad de mejorar algunas de estas , tales como: autocontrol emocional, forjar la disciplina, la voluntad y la autosuperación. Entrega pautas de conducta positiva y pro activa de relación que orientan a la cooperación, al trabajo en equipo y estimula la sociabilidad.

Frente a tan fuertes y claros beneficios no queda más que incorporar más horas de actividad física a nuestros días y regalarnos de este modo mejor calidad de vida, más años de vida y mejor vida a cada día.

Alejandra Moffat.

Publicado: 26704/2010

Relacionados: