• 15/julio/2009 •

Buscamos alto rendimiento

<b>Gonzalo de la Carrera</b><br>Gerente General de la Corporación Nacional del Deporte de Alto Rendimiento, ADO Chile.

Gonzalo de la Carrera
Gerente General de la Corporación Nacional del Deporte de Alto Rendimiento, ADO Chile.

¿El deportista nace o se hace? ¿Cuántos años, cuántas horas al día, debe entrenar un atleta para desarrollar su máximo potencial? ¿Hay, en Chile, talento para llegar a la elite deportiva mundial? ¿Están preparadas nuestras estructuras deportivas para comprender y trabajar al unísono con los requerimientos de un deportista Top? ¿Qué se necesita para que un deportista de alto rendimiento, logre llegar a ser un competidor de alto rendimiento, que consiga expresar todo su potencial en competencia y escalar así a los máximos lugares en los grandes certámenes? ¿Es viable pensar que podremos algún día conseguir que nuestros deportistas estén en posición de alcanzar medallas olímpicas como fruto de un trabajo sistemático y consolidado?

Cuando se creó ADO Chile, en febrero de 2006, estas preguntas inspiraron hacia la búsqueda de nuevas y modernas respuestas, y al establecimiento de un sistema de trabajo que nos permitiera apoyar al deportista. Y estas reflexiones se vuelven muy fuertes cuando pensamos en los flamantes éxitos de nuestra gran nadadora, Kristel Köbrich.

La hemos visto esforzarse y apostar su juventud a su objetivo deportivo, como toda una profesional. La hemos visto llegar al podio en innumerables ocasiones; la hemos visto triunfar y escribir capítulos históricos para el deporte nacional; y la hemos visto también en aquellos momentos en que el destino le la ofrecido duras pero enriquecedoras enseñanzas, como en los Panamericanos de Río 2007, o en las Aguas Abiertas de Beijing 2008. Y siempre hemos estado a su lado como institución.

Porque creemos profundamente en que el deporte de alto rendimiento es un proceso de desarrollo. Y en ese camino hay momentos peak, hay mesetas de espera y trabajo intenso, y hay también momentos de aprendizaje…Para, a la vuelta de un tiempo, volver a intentarlo con mayor fuerza, limando todo detalle…y entonces ganar.

Es que un deportista de alto rendimiento no se hace en un día. No es cosa de entregar mucho dinero de una vez y esperar resultados al corto plazo. El atleta de elite debe trabajar etapa a etapa, desde su proceso de iniciación, hasta superar con éxitos las categorías juveniles, para luego entrar finalmente en un trabajo profesional, al ciento por ciento.

El financiamiento de las campañas competitivas del deportista de elite es fundamental en este empeño. En los niveles en que se practica hoy el deporte profesional, no es posible esperar altos rendimientos si no hay una inversión económica fuerte, que le permita al atleta contar con todos los elementos que la tecnología actual puede ofrecer. Y en este sentido, ADO Chile es la respuesta más innovadora que ofrece nuestro deporte a las demandas de aquellos jóvenes que quieren jugarse por entero para estar en la elite mundial: gracias al aporte de nuestras empresas asociadas, Cristal, Telefónica Movistar, Canal 13 y Coca Cola, hoy existen más recursos que nunca en la historia de nuestro país, para apoyar al deporte.

A través de ADO, por primera vez la empresa privada se decidió a invertir de manera sistemática en el deporte, utilizando así el sistema de Donaciones que faculta la Ley del Deporte. Esto es inédito. Gracias a la seriedad, al trabajo estructurado y a la transparencia de nuestra corporación, ADO ha logrado atraer los recursos privados. Antes de ADO, el único aporte que recibían los deportistas era el estatal, que claramente no era suficiente. Nosotros con ADO hemos logrado que la vía del patrocinio sea fuente de financiamiento sistemática para los deportistas chilenos.

En 2008, ADO Chile entregó al sistema deportivo, vale decir, a deportistas, entrenadores y procesos de selección, un total de 1.348 millones de pesos (mil trescientos cuarenta y ocho millones de pesos), o expresado en dólares, dos millones 200 mil dólares. De ellos, aproximadamente 950 millones provinieron de nuestras empresas y 398 millones, del Estado.

En comparación con las cifras que maneja el deporte en Europa o Estados Unidos, esto puede parecer poco, pero para Chile marca un hito realmente fundamental.

Hay que recordar que ADO España logró una inversión acumulada de 258 millones de euros en cinco ediciones olímpicas y eso le ha permitido lograr en tan sólo 20 años, 88 medallas olímpicas.

Chile aún estamos lejos de ese nivel de inversión en deporte. Primero había que demostrar que la institucionalidad ligada al deporte era capaz de desarrollar un trabajo serio y transparente. Lo hemos conseguido, el rostro del deporte está cambiando y se han generado las confianzas para invertir en él. Ese es otro gran logro de ADO Chile.

En esa empresa estamos: en lograr que todo el enorme potencial deportivo que existe en Chile, logre desarrollarse y llegar a sus máximos niveles. El alto rendimiento es una forma de vida, un lenguaje específico cuya maestría depende del trabajo de años, de décadas. Y es que si bien es cierto, la práctica deportiva requiere de biotipos y talentos específicos, no es menos verdadero que quien llega a la elite es el que más trabajó para conseguirlo. Y el que contó con los medios para desarrollar su tarea a plenitud.

La paradoja es que gran parte de los deportistas demandan a ADO la solución a sus carencias económicas, y se ha llegado a creer que ADO debe ser el remedio para todas las “enfermedades” económicas del deporte de Alto rendimiento, sin embargo ADO no es parte del problema sino que una pequeña parte de la solución.

Gonzalo de la Carrera

Relacionados: