• 15/agosto/2009 •

Claros oscuros en la modernización de la Defensa

<b>Guillermo Holzmann</b><br>Magister en Ciencia Política. Director Area Estrategia, Prospectiva, Seguridad y Defensa Analista Político. Socio - Director ANALYTYKA Consultores. Presidente Capitulo 233 ASIS Internacional.

Guillermo Holzmann
Magister en Ciencia Política. Director Area Estrategia, Prospectiva, Seguridad y Defensa Analista Político. Socio - Director ANALYTYKA Consultores. Presidente Capitulo 233 ASIS Internacional.

La modernización del Ministerio de Defensa Nacional estaría viendo la luz pública si se termina por aprobar las últimas modificaciones al proyecto de Ley ingresado el año 2005 al legislativo. Este proyecto plantea la modificación e incorporación de una adecuada estructura para el buen funcionamiento y organización del Ministerio y del sector defensa en general.

En dicho proyecto -ya consensuado- se establece que la conducción de la defensa corresponde al Presidente de la República y que el Ministerio de Defensa Nacional es el órgano superior de colaboración del Primer Mandatario en las funciones de gobierno y de administración en este ámbito. En otras palabras, coloca al Ministro de Defensa en la línea de mando militar. Además, el proyecto plantea un rediseño donde se terminan las actuales Subsecretarías de Guerra, de Marina y de Aviación, conjuntamente con la Dirección Administrativa y, en su reemplazo, se crean las Subsecretarías de Defensa y para las Fuerzas Armadas, estableciéndose claramente las funciones de ambas.

Por otra parte considera la organización de un nuevo Estado Mayor Conjunto de la Defensa Nacional, que sucederá al actual Estado Mayor de la Defensa Nacional y la cual estará a cargo de un Jefe de Estado Mayor y contará con una subjefatura. El Jefe de Estado Mayor Conjunto será designado por el Presidente de la República de entre los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas en ejercicio –quienes mantienen su formula de designación presidencial-; durará hasta dos años en sus funciones, pudiendo ser nombrado para un nuevo período.

Estas modificaciones constituyen un cambio importante y relevante cuyas consecuencias no serán inmediatas, sino que empezaran a verse en el tiempo. Es razonable sostener que solo después de un período, al menos, estaremos observando un cambio en el comportamiento y calidad de la relación política que tendrán los posibles candidatos a Comandantes en jefe (las 5 primeras antigüedades) y los comandantes en Jefe que aspiran a ser Comandantes Conjuntos.

De esta forma se ha privilegiado un criterio Top Down (imposición desde arriba) al establecer el diseño conjunto de nuestras fuerzas, las que solo operarán en caso de conflicto militar externo. Con ello se descarta un proceso más integral y completo que permita un desarrollo equilibrado de las fuerzas, y donde los riesgos de politización de sus altos mandos, como la generación de una planificación conjunta tengan el impacto positivo que se espera en cada una de las fuerzas. Hasta el momento, lo que destaca es que tendremos un jefe conjunto pero no necesariamente una doctrina estratégica conjunta.

El Jefe de Estado Mayor Conjunto será de distinta institución del saliente y, dentro de los oficiales generales, le corresponderá el rango propio de su grado y cargo. En todo caso, el Presidente de la República, mediante decreto fundado expedido a través del Ministerio de Defensa Nacional e informando previamente al Senado y a la Cámara de Diputados, podrá llamar a retiro al Jefe de Estado Mayor Conjunto antes de completar su período.

Asimismo se propone que el Jefe de Estado Mayor Conjunto dependerá del Ministro de Defensa Nacional, de quien será asesor directo e inmediato en todo lo que diga relación con el desarrollo y empleo conjunto de la fuerza, y ejercerá el mando militar de las fuerzas terrestres, navales, aéreas y conjuntas asignadas a las operaciones, en conformidad a la planificación secundaria de la defensa nacional.

En tanto, la Subjefatura del Estado Mayor Conjunto sería desempeñada por un oficial General de las Fuerzas Armadas, especialista en Estado Mayor, del grado de General de División, Vicealmirante o General de Aviación, designado por el Presidente de la República y durará dos años en su cargo.

Guillermo Holzmann

Relacionados: