• 24/noviembre/2010 •

Clases de Historia

<b>Francisco Bulnes Serrano</b><br>Director Licenciatura en Historia Universidad Andrés Bello.

Francisco Bulnes Serrano
Director Licenciatura en Historia Universidad Andrés Bello.

La noticia de que el Ministerio de Educación planea reducir las horas de Historia, para aumentar las de Matemáticas y Lenguaje, ciertamente no soluciona nada. Esta discusión no es nueva. A principios de la década, cuando se aprobaron los Contenidos Mínimos Obligatorios de Historia, el debate fue similar. Todo esto es consecuencia de la mala comprensión que se tiene de lo que es la disciplina y su relevancia en la formación del ser humano.

La Historia permite la comprensión del presente y a su vez el proyectar el futuro del país. Es lo mismo que pasa con la memoria, que no es otra cosa que un conjunto de recuerdos (“experiencia”), que nos permiten tomar decisiones sobre el rumbo de nuestras vidas con vistas a nuestro futuro. Privar a las personas de la Historia, equivale a quitarles a su memorias. Y sin ellas, no son nada.

La Historia además, nos permite insertarnos dentro de la sociedad y darnos sentido de pertenencia. También en las clases de historia se construye nuestra idea de nacionalidad y ciudadanía. Sin esa construcción, por ejemplo, los estadios estarían vacíos durante los partidos de la Selección, ya que la gente no se identificaría con el equipo nacional.

Antes de recortar las horas de Historia en los colegios para destinarlas a Matemáticas y Lenguaje, ¿Se ha pensado en las dificultades que los profesores de Historia tienen con las actuales horas para enseñar treinta siglos de Historia Universal, quinientos años de Historia de América y quinientos años de Historia de Chile? Y todo ello de manera atractiva.

Por otra parte. ¿Se ha pensado en revisar la política de las vacaciones escolares? Si se quieren ganar horas, sólo en este último ítem hay bastante paño donde cortar.

El conocimiento del pasado es fundamental para poder entender el entorno que nos rodea. No saber Historia permite que figuras como Hitler y Stalin puedan manipular a las personas, y que se repitan las barbaridades y brutalidades cometidas en el pasado. Por ello, considero que el tema requiere más sentido común y no tantos expertos.

Francisco Bulnes Serrano.

Publicado: 25/11/2010

Relacionados: