• 11/agosto/2009 •

Comunidades virtuales: Herramientas para alcanzar el éxito empresarial

<b>Cristina Hube</b><br>Decana (I) de la Facultad de Economía y Empresa y Directora de Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Diego Portales.

Cristina Hube
Decana (I) de la Facultad de Economía y Empresa y Directora de Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Diego Portales.

En la actualidad no es posible que las organizaciones decidan estar fuera de lo que ocurre en el mundo de las comunidades virtuales. Cada vez encontramos más personas que se relacionan con sus amigos y familiares por alguna red social existente. Así lo han entendido los políticos y por cierto cada vez más empresas han decidido mostrar sus productos o servicios en alguna comunidad virtual.

¿Pero que hay detrás de estas empresas que ofrecen la posibilidad de construir una red social para una empresa u organización? ¿Cómo construyen sus modelos de negocios y generan excedentes? Resulta interesante y curioso no sólo observar estos modelos de agregación de valor, sino también a sus ejecutivos.

Estas empresas que construyen y proveen de redes sociales son altamente innovadoras y tecnológicas. Son herederas de las desaparecidas puntocom y, por lo mismo, han sido obligadas a ser extremadamente eficientes, transparentes y serias; todo con el objetivo de volver a convencer a aquellos inversionistas que, frente a la especulación que hace un par de años se realizara a las puntocom, perdieron muchísimo dinero.

Por otro lado, se debe convencer a los clientes sobre lo concreto del servicio que están ofreciendo. Cuesta muchísimo explicar cómo estas comunidades se logran construir, y por lo mismo existe cierto escepticismo sobre el aporte que la red pueda otorgar al éxito de una empresa. Por eso, también se debe luchar con aquellos ejecutivos que aún no se convencen de que si sus productos o servicios no están en una comunidad virtual, no existen para las nuevas generaciones.

El éxito para estas empresas radica en cuántos usuarios se suscriben a sus comunidades, garantizando que sus productos serán observados por una mayor cantidad de posibles compradores, ya que permiten segmentar y enviar información a usuarios que utilicen los servicios y productos, lo que radica en una mayor eficiencia en la comunicación.

No obstante, hay ciertas situaciones que hay que cuidar. Evidentemente a mayor observación de los productos o servicios de una empresa, mayor será la exposición frente a los errores o problemas que el producto o servicio tenga. Y por lo tanto las empresas estarán un poco más obligadas a hacer las cosas bien. También, la seriedad y transparencia con que los ejecutivos de estas empresas que construyen las comunidades virtuales ofrezcan sus productos y servicios, será lo que probablemente entregue una diferencia y permita que unas crezcan y sean exitosas, mientras otras se extinguen en el ciberespacio.

En definitiva, las redes sociales son un fenómeno que ha llegado para quedarse. Las estadísticas sobre el crecimiento de usuarios en las comunidades virtuales son más que alentadoras y siguen creciendo. Si una empresa quiere existir, no le quedará otra que jugar con las nuevas reglas que Internet nos está entregando, y con ello comprender que el tiempo no pasa, sino que vuela.

Cristina Hube

Relacionados: