• 04/febrero/2010 •

Conflictos de interés: el nudo gordiano de Piñera

<b>Carlos Cuadrado S</b><br>Director Ejecutivo de Grupo Vértice. Periodista. Magíster en Ciencias Políticas.

Carlos Cuadrado S
Director Ejecutivo de Grupo Vértice. Periodista. Magíster en Ciencias Políticas.

Una vez finalizado el proceso eleccionario que dio como triunfador a Sebastián Piñera, parece haber caducado también la capacidad fiscalizadora de los dirigentes políticos y de los medios de comunicación para exigir que se cumplan ciertas normas éticas básicas antes de ocupar la principal magistratura del país.

Mientras los partidos de la Concertación están concentrados en endosarse culpas y comenzar a fraguar las cuotas de poder que ahora se repartirán como oposición, la prensa está más dedicada a desmenuzar la composición del nuevo gabinete y a publicar distendidas notas de corte veraniego, pero nadie ha hecho hincapié en que estamos a 5 semanas del traspaso de mando y aún el flamante presidente electo no se ha desligado de sus principales empresas.

Si bien ya anunció el inicio del proceso para determinar cómo lo hará y asegurando que lo materializará antes del 11 de marzo, es impresentable que así sea. Dicho plan debió haber estado contemplado para su inmediata aplicación el 18 de enero, un día después de haberse impuesto sobre Eduardo Frei. Lo otro huele a improvisación y al interés de maximizar su rentabilidad hasta el último día como ciudadano-empresario.

Es cierto que no existe un marco regulatorio que lo obligue a hacerlo en determinado momento y bajo definidas formas, pero si Piñera de verdad quiere tener un gobierno exitoso, debe despejar toda sombra que opaque la buena labor que pueda desarrollar como mandatario.

Esta será una de las tareas más arduas que deberá desentrañar en sus cuatro años, incluso si vende LAN a sus socios y amigos (el clan Cueto) y si le da carácter de fundación a Chilevisión, ya que la delgada línea de eventuales conflictos de interés será un terreno fértil para las críticas que provendrán desde el mundo de centroizquierda.

Por colocar un sólo ejemplo; si más adelante el gobierno que él encabeza adopta determinadas decisiones en materia aeronáutica, inevitablemente se argumentará que su decisión está cruzada con los intereses de sus antiguos partners en la aerolínea. Y eso se puede traslapar a varios sectores de la economía donde el recién renunciado militante RN tiene negocios.

Queda claro que los ataques provenientes desde la oposición no los podrá evitar, por tanto, lo que debe hacer, es disminuir el factor de riesgo para que eso no ocurra, mediante una política permanente de transparencia, que pasa incluso por detalles tan obvios como evitar pautear a los medios sobre los temas que se abordarán en una entrevista, ya que la señal que ahí se entrega es contraria al mensaje de aguas limpias que se ha promovido desde sus propias filas.

Y en este punto la Concertación comete un gravísimo error al querer evitar que miembros de su coalición formen parte del gabinete aliancista en cargos de relevancia, ya que esa sería una excelente oportunidad para efectuar un sistema de “check and balance” que les permita controlar desde adentro los actos de la próxima administración. Tener ministros, subsecretarios o jefes de servicio les facilitaría el trabajo de fiscalización, ya que contarían con información en línea sobre la gestión del gobierno y colocaría un freno a posibles tentaciones del Ejecutivo.

Para su beneficio, Piñera cuenta con un escenario favorable en el que podrá desenvolverse durante la primera etapa: una reactivación económica en ciernes, una oposición política confundida, medios de comunicación a su haber y una ciudadanía ávida y expectante de ver cuáles son las habilidades del nuevo presidente tras 20 años de legado concertacionista.

Gestionar el Estado es muy distinto a manejar una empresa, porque además de las habilidades para emprender y rentabilizar, se requiere de una fuerte dosis de manejo político y de un alto grado de conciencia social para identificar y resolver las demandas ciudadanas, software que no está incorporado en la mentalidad de parte importante de la derecha, ejercicio que deberán practicar a partir del próximo mes si quieren marcar una impronta.

Carlos Cuadrado S.

Publicado: 04/02/2010

Relacionados: