• 24/diciembre/2009 •

Constitución de Ciudadanía Popular

<b>Alejandro Díaz</b><br>Académico de la Universidad Central de Chile, Doctor © en Estudios Latinoamericanos.

Alejandro Díaz
Académico de la Universidad Central de Chile, Doctor © en Estudios Latinoamericanos.

En estos tiempos, con un capitalismo mundial integrado, que se retuerce sobre sí mismo para invadir las nuevas fronteras, esta vez de la subjetividad y de las inter subjetividades de pueblos y continentes, cabe la interrogante respecto de las capacidades de reconstituir espacios sociales de ciudadanización en los bordes del Estado, si la única garantía de que este Estado devuelva poder a la sociedad, pasa necesariamente por que esta sociedad civil y su historicidad, se atrinchere en múltiples espacios sinérgicos de interlocución autónoma y de participación centrada en las decisiones. Alguien lo decía el otro día: ¡colocar la chala de la Sra. Juanita encima del escritorio!

Es decir, un punto central de las coordenadas de las nuevas políticas sociales se anida en la intersección de la satisfacción de las necesidades materiales y de las valoricas y en como el proceso que a ello conduce, produce el cambio individual y societal que promueve la búsqueda progresivas del ciudadano libre y solidario. Si ese es el fin ordenador de nuevas políticas sociales, entonces la práctica rutinizada o la práctica tecnocrática o la práctica de mediocridad clientelista, se comienzan a demostrar como parte de un pasado barbarico propio del siglo XX.

El ciudadano libre y solidario, está demandando nuevos tratos entre la sociedad y el Estado y ello ocurrirá, entre otras cosas, bajo la forma de políticas sociales, que crecientemente deben ser construidas, no desde el diseño más o menos autoritario y tecnocrático simplón del Estado, sino desde la convergencia de la sociedad, que procesualmente se estará transformando en múltiples y expansivos rizomas agregativos de creación de centros sinérgicos de decisión social, cada vez más autónomos, que multifacéticamente estarán produciendo el ciudadano libre y solidario.

Si lo anterior es el futuro a construir e inventar de las políticas sociales, una sociedad que opte por un ciudadano libre y solidario, debería ser capaz de preparar el instrumental metodológico de las finalidades sociales que solo se completarán en la acción, en la praxis de los pueblos.

Alejandro Díaz.

Publicado: 24/12/2009

Relacionados: