• 04/octubre/2010 •

Crisis en Ecuador

<b>Jorge Sanz Jofré</b><br>Analista Internacional, Profesor de Geopolítica, Magíster en Ciencias Militares, Doctor © en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Local por la Universidad de Castellón, España

Jorge Sanz Jofré
Analista Internacional, Profesor de Geopolítica, Magíster en Ciencias Militares, Doctor © en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Local por la Universidad de Castellón, España

Los tiempos no están para crisis de esta naturaleza. La crisis de Ecuador se suscita por un movimiento de uniformados, particularmente la policía y la Fuerza Aérea como agentes de fuerza. El Presidente Correa ha manifestado en un comienzo que es el Congreso y luego personaliza en Lucio Gutiérrez quién está detrás de este levantamiento con claras características de insubordinación más que de golpe de estado y luego se victimiza.

¿Qué es lo que sucedió?

La aprobación de la ley de servicio público originó el conflicto dado que contiene una serie de reformas por las que distintos actores de la sociedad, entre ellos las FF.AA. y la policía, se sintieron afectados. Término de bonos, calificaciones, incorporación de extranjeros al servicio público en detrimento de los nacionales y otras que fueron impuestas por el Gobierno de Correa a través del uso de su mayoría en el Legislativo.

Dicho lo anterior y reafirmando que el subcontinente no está para aventuras de esta naturaleza, es necesario entender por qué pasó lo que pasó.

Ha habido muchas explicaciones y yo también tengo una; vamos por parte.

La policía se insubordinó y se encerró en el cuartel de Quito para protestar por los beneficios perdidos por la ley de servicio público.

La comunidad internacional y particularmente la OEA se alerta y señaló a través de su Secretario General que había un golpe de estado en marcha en Ecuador. Todas las alarmas encendidas; la Unasur se autoconvoca. El Presidente Correa concurre personalmente al Cuartel de los insubordinados ¿a qué?

Si recordamos hechos similares nos encontraremos con que en Chile hubo un hecho similar (un autoacuartelamiento), en la administración del Presidente Frei Montalva, llamado Tacnazo. En esa oportunidad el Presidente comprendió que lo prudente era que la Institución resolviera el conflicto y no hubo más problemas que lo particular de la negociación entre los sublevados y los Altos Mandos. El Presidente Frei nunca estuvo en peligro y conservó la magnificencia del cargo.

Todo lo anterior nos demuestra que la forma de ejercer el Poder ha cambiado. El Presidente Correa seguro del gran apoyo popular con que cuenta, que se lo ha ganado y que le entrega importantes cuotas de Poder concurrió a desafiar a los insubordinados provocándose los acontecimientos por todos conocidos.

Algunos comentaristas lo describen como que concurrió a apagar un incendio con gasolina.

Desde la distancia podemos discrepar con la prudencia respecto del ejercicio del Poder; sabiendo que la autoridad contaba con el apoyo de los Altos Mandos y de las Instituciones Armadas este conflicto se pudo y se debió solucionar a través de las vías institucionales ya que sólo era una reclamo con características gremiales realizado por la policía dentro de uno de sus cuarteles.

Otro aspecto relacionado con la forma en que se ejerció el Poder en este caso. Si uno estudia la ley en cuestión, llegará a la conclusión que los policías en lo general, ganaban más de lo que perdían, entonces ¿por qué llegar a esta insubordinación? Debemos sacar lecciones; aparentemente el ejecutivo abusó de su mayoría en el Parlamento y no consultó, ni consensuó ni explicó al resto de la sociedad lo que se estaba haciendo por lo que la sociedad civil y las Instituciones como la policía se sintieron amenazadas en sus conquistas sociales. En Chile se eliminaron muchos beneficios a las FF. AA. y no hubo explosiones de insubordinación, todo se consensuó, no hubo abuso de Poder lo que explica las diferentes formas de ejercer el Poder.

Alegrémonos por Ecuador, es un país importante para Chile que ha solucionado sus problemas; no había intención de Golpe de Estado como se mencionó en algún momento, sólo había un remezón a la democracia, un reclamo respecto del uso del Poder ganado por el Presidente Correa y una mala información a la sociedad respecto de lo que sucedía con la nueva ley.

América Latina no está en los tiempos de asonadas militares ni golpes de Estado, esos tiempos ya están lejos, la preocupación de hoy debe estar en aquellos miles de personas que aún se encuentran bajo la línea de la pobreza. Esos son los desafíos democráticos, esas deben ser las preocupaciones de los Estados y no los abusos o mal entendidos respecto del uso del Poder que entregan las elecciones. Las mayorías son circunstanciales y hoy debemos hacer, todos juntos, los esfuerzos para superar los índices de pobreza

Buena suerte a Ecuador y estudiemos las conclusiones de los Organismos Internacionales que encendieron las alarmas.

Jorge Sanz Jofré.

Publicado: 04/10/2010

Relacionados: