• 28/abril/2010 •

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

<b>Margarita Ducci</b><br>Secretaria Ejecutiva Pacto Global-U. Andrés Bello.

Margarita Ducci
Secretaria Ejecutiva Pacto Global-U. Andrés Bello.

Dada su preocupación permanente acerca de la calidad del ambiente laboral, la OIT instituyó en el 2003, el 28 de abril como el Día mundial de la seguridad y la salud en el trabajo, con el fin de utilizarlo como una herramienta para sensibilizar al mundo sobre la importancia del tema y crear conciencia sobre la necesidad de establecer políticas que prevengan eventuales accidentes y enfermedades.

Debido a condiciones precarias de trabajo, extensas jornadas, escasa inversión en prevención o falta de capacitación, hoy en el mundo continúan suscitándose accidentes y enfermedades laborales, lo que conlleva costos económicos para toda la sociedad. Así, a nivel global, el panorama es impresionante. Según datos de la OIT, cada día mueren en el mundo 5.000 personas en promedio por estas causas, lo que equivale a un total de entre 2 y 2,3 millones de muertes, de las cuales unas 350.000 son accidentes. Entre 1,7 y 2 millones se deben a enfermedades profesionales. Al año hay 438.000 decesos de trabajadores que son asociados al frecuente contacto con sustancias peligrosas, y se calcula que un 10% de todos los cánceres de piel son atribuibles a este factor.

Las empresas adheridas a la Red Pacto Global Chile, que se encuentra bajo el alero de la Universidad Andrés Bello, tienen muy claro que la tarea de prevención en este ámbito no es un gasto extra, sino al contrario, a largo plazo se transforma en una inversión productiva. Al destinar recursos a esta área, se reducen considerablemente accidentes y enfermedades laborales, lo que se traduce en una disminución de las licencias médicas y sus respectivas ausencias, una reducción de las consecuentes indemnizaciones, de los gastos de rehabilitación, reemplazos, capacitaciones y otros, lo que no significa restarle importancia al deber de responder cuando estos problemas surjan, prestando servicios de tratamientos, compensaciones y rehabilitación, según corresponda.

Desde esta perspectiva, para contribuir en conjunto a un mejoramiento de la calidad de vida de las personas, es necesario promover una cultura transversal a todos los sectores de la sociedad para que aúnen sus esfuerzos asumiendo su rol en esta causa y respaldando los esfuerzos realizados por los especialistas en la materia.

Margarita Ducci.

Publicado: 28/04/2010

Relacionados: