• 29/noviembre/2019 • Internacional,Sociedad
A- A A+

Daniela y su delantal

<b>Ilka Oliva Corado</b><br> <b>@ilkaolivacorado</b><br> <b>cronicasdeunainquilina.wordpress.com</b><br> Escritora guatemalteca. Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo.

Ilka Oliva Corado
@ilkaolivacorado
cronicasdeunainquilina.wordpress.com
Escritora guatemalteca. Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo.

Dentro de las nefastas noticias que ocurren en Latinoamérica en los últimos días apareció como una pócima de esperanza, la sonrisa de una niña salvadoreña de 16 años que decidió ir a recibir su diploma de tercero básico con su delantal puesto, pues es vendedora ambulante. Últimamente muy pocas cosas me emocionan hasta las lágrimas, ver a Daniela con su delantal y sintiéndose sumamente orgullosa de su diploma y de su esfuerzo hizo que un rayo de luz iluminara no solo el momento pero también mi fin de semana.

En la nota publicada en redes sociales aparecen fotografías de Daniela recibiendo su diploma junto con su madre y un hermano, cuenta el redactor que la niña trabaja para ayudarle a su mamá en la crianza de sus dos hermanos, su nombre es Daniela Estela Parada Gómez, originaria de San Miguel, El Salvador. Además obtuvo el primer lugar.

El camino de Daniela apenas está empezando y vendrán muchas alegrías a su vida y muchos momentos más de sacrificios también, sin embargo; Daniela ya ha fortalecido sus raíces contra cualquier tempestad que la azote, que podrá tumbarla posiblemente pero ella con seguridad se levantará, mucho más fuerte que cuando cayó. Ningún árbol crece sin raíz y las de Daniela son como las de los bambúes, profundas y lozanas, además bien nutridas de la realidad. Nadie conoce mejor la realidad que quien lleva la calle en su piel, en su voz y en su mirada.

En su crecimiento como ser humano llegarán momentos en lo que querrá renunciar y darse por vencida, entonces vendrán a su memoria los días de las madrugadas, de bañarse con agua fría del tonel, en el patio, a la intemperie, de preparar la venta a las carreras y desayudarse una taza de café con un pan o irse sin desayunar porque lo urgente es primero. Recordará los días de haber deseado tener más manos para atender a sus hermanos, la venta y los deberes de la escuela. Sí, los días de desear dormir en lugar de ir a vender o estudiar. Los días de haberse tronado los dedos ajustando el tiempo para realizar las tareas en grupo, las investigaciones y estudiar para los exámenes: todo eso repartido entre el cuidado de sus hermanos y la venta diaria.

Aparecerán cualquier día, en cualquier lugar, sin esperarlo, venidas del pasado, las miradas de indiferencia que muchas veces la acompañaron en su recorrido vendiendo e intentarán nuevamente herirla pero Daniela ya estará protegida con su amor propio y la fuerza inquebrantable que solo da la intemperie. Cualquier cansancio físico y emocional Daniela podrá superarlo porque ninguno será tan fuerte como el de los años de niña vendiendo en la calle y con tantas responsabilidades para tan corta edad.

Sí, perdió mucho de su infancia Daniela y eso es irrecuperable pero es el precio que tienen que pagar quienes buscan caminar y han nacido en el último peldaño de las clases sociales. En este mundo así como está los de abajo tenemos que perder mucho para lograr poner un plato de comida sobre la mesa.

Llegarán los momentos también en los que vendrán de algún lugar del pasado, las palabras de aliento, los hombros de quienes estuvieron apoyando siempre, las miradas frontales de quienes se atrevieron a ver a los ojos cuando se era invisible para la sociedad, ahí hay que refugiarse, en el calor humano como rescoldo.

Daniela es apenas una mariposa que acaba de estrenar sus alas, un horizonte vasto la espera para que lo surque y estoy segura que lo logrará y cuando esté en lo alto, entre la niebla de la nubes también espero jamás olvide de dónde viene, de qué está hecha ni a los suyos.

Escribo este texto como felicitación a Daniela, a su madre y a sus hermanos porque este logro es familiar: porque si uno cae caen todos y si uno se levanta se levantan todos.

Posdata: Ese delantal Daniela, guárdalo como tu amuleto y que te acompañe siempre a donde quiera que vayas.


Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com
Ilka Oliva Corado.
@ilkaolivacorado
Estados Unidos.

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

Somos lo mismo que juzgamos

Somos lo mismo que juzgamos

En las manifestaciones en Colombia en días pasados, varios migrantes venezolanos fueron vapuleados por gente que los acusó de robar y crear disturbios, esa misma gente que exigía derechos humanos (Más...)
03 Dec 2019
El silencio ante el oprobio

El silencio ante el oprobio

Existen muchas formas para ser cobardes, canallas y ruines, existen muchas formas para matar sin apretar el gatillo, de violar sin tocar un cuerpo y todas se compactan en el (Más...)
20 Nov 2019
Perdón Guatemala, te fallamos

Perdón Guatemala, te fallamos

Ríos secos a causa de la extracción minera y del robo de agua para riegos masivos de palma africana. Guatemala ocupa el cuarto lugar en la tala ilegal de árboles (Más...)
29 Oct 2019
Mi primer amor en las artes

Mi primer amor en las artes

Mi cama no tiene cabecera, reparé en eso hace dos días cuando quise leer en la noche y me dolió el lomo repesado en la pared, si le pongo una (Más...)
15 Oct 2019
Las insurrectas: Alice Munro

Las insurrectas: Alice Munro

La agudeza de la escritura de Alice Munro está marcada por la simplicidad y la naturalidad con la que conversaría cualquier ama de casa con sus amigas en la cocina (Más...)
03 Oct 2019
La envidia entre mujeres

La envidia entre mujeres

Al dominio patriarcal le es afín que las mujeres sintamos envidia entre nosotras, le es grato cuando nos odiamos, nos señalamos, cuando nos dispersamos en lugar de unirnos. Cuando estamos (Más...)
24 Sep 2019
El faro

El faro

Náufraga, yendo de tormenta en tormenta, después de haberlo intentado todo para llegar a la orilla y sin poder mantenerme a flote por mí misma, me di por vencida pensando (Más...)
19 Sep 2019
Las Insurrectas: Doña Julia

Las Insurrectas: Doña Julia

Tendría como 8 u 9 años cuando la conocí, ella alrededor de 70, su lugar de trabajo era la parada de buses de Ciudad Peronia, doña Julia tenía ojos azules (Más...)
11 Sep 2019