• 14/diciembre/2010 •

Dar espacio a lo que no tiene espacio

<b>Hans Intveen</b><br>Arquitecto Universidad San Sebastián.

Hans Intveen
Arquitecto Universidad San Sebastián.

En nuestra sociedad, las discusiones sobre temas relevantes suelen aplazarse hasta adquirir una dimensión crítica. Por ejemplo, qué hacer con nuestro espacio público.

Existe la idea de que aquellos que están “más cerca” del espacio en sí, tienen más derechos sobre éste, lo cual es cierto en la medida que ellos sufren las consecuencias directas de un desatino. Pero los usuarios de espacios relevantes son muchos más que los vecinos directos.

En el caso de los contenedores que iban a estar en la Diagonal, los vecinos actuaron con sentido común. Sin embargo, resuena una pregunta inquietante: ¿Qué pasaría si un grupo de influyentes vecinos careciera de sentido común e impusiera su criterio al resto sólo por estar más cerca?

Hoy son los comerciantes damnificados, ayer los vendedores de antigüedades, libros usados o prendas de ropa. Todos quieren usar parte de ese preciado bien común. Y todos tienen algo de derecho, pero condicionado a tres factores: que no se interrumpa la lógica urbana del sitio (que sea bien resuelto), que la solución sea un aporte a la ciudad (que sea pertinente) y que se integre una función relevante (que sea útil).

Al caminar por el Parque Ecuador se puede apreciar que, de estas condiciones, sólo podríamos decir que los contendedores son –momentáneamente- útiles, pero no resultan una buena solución de diseño, ya que dejan abundantes espacios muertos; ni menos responden al contexto urbano en el que se encuentran, pues asemejan otro improvisado campamento.

Resulta imperativo encontrar una salida urbana a estos problemas, a menos que queramos siempre terminar recurriendo al Parque Ecuador, que de esta forma, y casi a la fuerza, se ha transformado en uno de esos espacios multifuncionales entrañables de la ciudad. Pero cuidado, PORQUE TODA ENTIDAD DE LA CUAL SE ABUSA PUEDE MORIR O REBELARSE, en este caso como sumidero de todas las situaciones incómodas que no sabemos dónde poner.

Hans Intveen Pérez.

Publicado: 14/12/2010

Relacionados: