• 28/octubre/2013 •

David contra Goliat

<b>Hernán Narbona Véliz</b><br><b>@hnarbona</b><br><b>periodismohnv.blogspot.com</b><br>Poeta, Escritor, Administrador Público y Licenciado en Relaciones Internacionales. Periodista Independiente, autor del libro "Crónica de Dos Siglos", 2010, Fondo Editorial Periodismo-Probidad

Hernán Narbona Véliz
@hnarbona
periodismohnv.blogspot.com
Poeta, Escritor, Administrador Público y Licenciado en Relaciones Internacionales. Periodista Independiente, autor del libro "Crónica de Dos Siglos", 2010, Fondo Editorial Periodismo-Probidad

A menos de un mes de las elecciones presidenciales, con la ofensiva de Evelyn Matthei contra Franco Parisi la sociedad mediática levantó un gran distractor, que le ha permitido a Michelle Bachelet seguir eludiendo un debate a fondo. Un “golpe bajo” ha dicho el Senador Horvarth, que ha impedido confrontar trayectorias, propuestas de gobierno, equipos de asesores, de los diferentes candidatos.

Los medios, en general, mantienen la lógica farandulera donde el escándalo y la chimuchina venden. Cuando Paulsen le hizo la encerrona a Longueira en Tolerancia Cero, preguntándole por su voto en el plebiscito de 1988, se marcó un estilo destructivo que ha ido creciendo en la campaña. El mismo estilo quiso aplicar el conductor de Estado Nacional en TVN al Senador Horvarth, quien tuvo la clase y manejo político para dejar las cosas en su lugar, esquivando descalificaciones. En el debate de la ARCHI, a su vez, había sido Franco Parisi quien puso terminantemente en su lugar a Mauricio Bustamante que le formulaba prejuiciosamente una pregunta que le imputaba un delito al candidato independiente.

Escarbar en el pasado de las personas para esgrimir información en su contra, emitiendo juicios lapidarios antes que la Justicia resuelva y sentencie, es una práctica perversa, fascistoide o staliniana. En el caso de las retenciones previsionales a profesores de los colegios de la Masonería, el contrato de administración con la firma Palermo, que cubría el arriendo de dos colegios, se habría realizado con entrega de balances que habrían omitido información sustantiva. En caso de diferencias entre las partes, el contrato en cuestión incluía una cláusula de arbitraje, el mismo que se encuentra en proceso. Es a través de ese arbitraje cómo el tema debe resolverse. Cuando el Árbitro dicte sentencia se tendrá en derecho quien debe pagar lo que haya que pagar.

La verdad a medias es la peor de las mentiras y en este caso hay un contexto político que por sentido común nos habla de un golpe bajo destinado a frenar la candidatura independiente del contrincante más amenazante.

Dejando en claro lo anterior, ha sido la periodista Patricia Politzer en Estado Nacional la que ha puesto en el debate la objetividad necesaria. Señaló que las deudas previsionales en Chile alcanzan los 2 mil millones de dólares y el tema es suficientemente grave como para que sea un asunto de Estado. Porque en esta materia hay una normativa vigente que permite declarar y no pagar, lo que va produciendo deudas acumuladas que al final son tan grandes que impiden que los afiliados logren pensiones acorde a lo retenido. Muchas veces la explicación de las AFP por las bajas pensiones de la gente, ha sido que se produce por lagunas previsionales, sin embargo se ha omitido un hecho gravísimo que habla de malas prácticas extendidas y toleradas por el sistema. Evelyn Matthei ha abierto una caja de Pandora y el mismo Franco Parisi le enrostró en El Informante que siendo el marido de la Señora Matthei miembro del Directorio de Concha y Toro, esa empresa también mantiene deudas previsionales.

La comprobación de una ofensiva demoledora en contra del independiente Franco Parisi ha provocado en la ciudadanía, en especial en la juventud, el efecto boomerang, ya que, lejos de mermar su ascendiente popularidad, esto ha provocado un increíble grado de adhesión, lo cual se ha evidenciado en la encuesta que en Antofagasta daba esta semana a Parisi un 26%, 10 puntos por encima de Evelyn Matthei.

Tan grave ha sido este terremoto al interior de la Alianza que ha trascendido que el descontento interno aumenta de tal forma que la derecha económica trataría de reforzar a Michelle Bachelet para aunar fuerzas, tratando de impedir una Segunda Vuelta.

El David contra Goliat que planteó Parisi aparece en el horizonte como un escenario altamente probable y está remeciendo los cimientos oxidados del sistema político nacional.

Hernán Narbona Véliz

Relacionados: