• 16/abril/2020 •

Descentralización en tiempos de COVID19

<b>Claudio Segovia</b><br>Alcalde de Graneros, Región de O´Higgins.

Claudio Segovia
Alcalde de Graneros, Región de O´Higgins.

Una de las materias que ha demostrado esta pandemia, es la necesidad de entregar nuevas atribuciones a los territorios, de manera que puedan responder rápida y de manera atingente a las situaciones que se suceden, sin esperar las firmas y VºBº desde Santiago.

Algo que hemos escuchado repetitivamente estos días, es el hecho de que nadie está preparado para todo lo que estamos pasando, el COVID19 ha hecho estragos en todos los países del mundo, sin distinguir entre los más desarrollados o no, nadie fue capaz de ver venir una pandemia de estas dimensiones, y los gobiernos, en especial a quienes golpeó antes, han debido hacer política pública sobre la marcha. No obstante, lo que los alcaldes hemos venido pidiendo insistentemente de un tiempo a esta parte es una mayor descentralización para nuestros territorios. Es necesario recordar que Chile es el país más centralizado de la OCDE, ese grupo que tanto nos interesa compararnos de manera permanente, y que lo nuestro no es únicamente un hecho constitucional y/o administrativo, sino sobre todo cultural en cuanto a como desde tiempos coloniales (como herencia española y borbona) hemos dirigido los destinos del país.

Este modelo centralista se está volviendo asfixiante, y está dando importantes muestras de fatiga e injusticia social. Muchos territorios ricos en recursos naturales no tienen ni si quiera todas sus calles pavimentadas y crecen los campamentos. Otros son centros de dura contaminación ambiental, zonas de sacrificio como Til Til, Huasco o Coronel, pero no reciben una vuelta de mano del estado central por solucionar la vida de millones de personas, por el contrario, se les sigue castigando con nuevos productos contaminantes, gracias a planes reguladores que no contemplan la opinión ni de alcaldes, y menos la comunidad afectada. Nadie está en contra de buscar el desarrollo macroeconómico, pero no podemos seguir obviando las enormes carencias a nivel regional y comunal, porque finalmente son personas las que las viven y padecen.

Consistentemente vemos que los países más avanzados son mucho más descentralizados que nosotros y entregan grados de autonomía necesaria y controlada, que les permite volverse más competitivos y ágiles, aprovechando los talentos existentes, dejando de esperar las respuestas que provienen de un funcionario político y burócrata, que muchas veces desconoce la vida cotidiana del lugar.

Si Santiago sigue creciendo, atomizamos el país en ese lugar, en vez de tener polos de desarrollo atractivos en otras partes, que incentiven a la gente a asentarse en esos lugares y echar raíces. Más centros de estudios regionales, pensamiento estratégico y fortalecimiento de la institucionalidad del territorio darán como fruto un mayor balanceo, en el amplio sentido del concepto, y diversificación las tareas y recursos a nivel país.

Finalmente apelo a una cuestión casi emocional, para que, en estos momentos tan complejos para todos, contemos efectivamente los alcaldes con más herramientas que nos permita apoyar y acompañar a nuestros vecinos, por supuesto sin tener que pasar por la “buena voluntad” y decretos de los escritorios de Santiago.

 

Claudio Segovia
Alcalde de Graneros, Región de O´Higgins.

Relacionados: