• 02/agosto/2010 •

Desempleo y pobreza, más allá de las cifras

<b>Luis Bravo Rodríguez</b><br>Economista Universidad Andrés Bello.

Luis Bravo Rodríguez
Economista Universidad Andrés Bello.

Hace pocos días, a propósito de la publicación de algunas de las cifras de la encuesta CASEN, vimos con sorpresa y pesar, que la pobreza en lugar de disminuir, había aumentado, con respecto a la medición anterior y que la brecha entre ricos y pobres también había crecido, en lugar de disminuir. Es conveniente recordar lo anterior, tras conocer los resultados del INE frente al desempleo del trimestre móvil abril-junio, que presenta una caída del 0,2% a nivel nacional.

Dentro de las 10 ciudades con mayor desempleo, la región se anota con 5; Talcahuano (12,4%); Chillán (12,1%); Lota (10,5%); Coronel (10,1%); y Concepción (10%); esta última fue la única que no disminuyó su desempleo en el trimestre. Más allá de las diferentes razones que pueden explicar este fenómeno, cabe preguntarse ¿qué tenemos que hacer para romper este círculo vicioso? ¿cómo derrotamos al desempleo y la pobreza? Hay una íntima relación entre desempleo, precariedad laboral y pobreza de manera que debemos buscar las causas y aplicar las soluciones que nos lleven a salir de esta suerte de maleficio.

Dicho de otras maneras, si aumenta el empleo, con trabajos dignos y bien remunerados, sin duda se logrará combatir en forma eficaz a la pobreza y sus graves consecuencias sociales. Esto no es nada nuevo, no obstante aunque es de todos conocidos, como hemos visto a lo largo del tiempo, particularmente en nuestra región, aún tenemos cifras de desocupación que son alarmantes. Por tanto hay que crear empleo, de calidad y cantidad suficiente y ello se logra con crecimiento económico y con mejoras en la productividad. Ello supone la creación de proyectos públicos y privados, que den origen a inversiones que permitan lograr un ritmo de desarrollo alto y prolongado.

Un crecimiento económico discreto, no cambiará la situación por más que sea sostenido en el tiempo. Nuevamente hay que insistir en ideas innovadoras, tanto en políticas de gobierno como en el sector privado, para crear un ambiente propicio para nuevos proyectos e inversiones. Posiblemente incentivos tributarios para regiones que muestran persistencia en altas cifras de desempleo, puede ser una ayuda para la generación de nuevas actividades. No hay una receta ni una medida mágica y única, sino seguramente la concurrencia de muchas de ellas puede ser capaz de desencadenar el proceso que nos permita por la vía del crecimiento, derrotar al desempleo, derrotar a la pobreza y mejorar nuestros términos de equidad. Si queremos alcanzar el desarrollo tenemos que pensar seriamente en estos problemas.

Luis Bravo Rodríguez.

Publicado: 02/08/2010

Relacionados: