• 15/marzo/2019 •

Detalles en el Camino

Detalles en el Camino

Mauricio Gallardo Castro
#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

<b>Mauricio Gallardo Castro</b><br>#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

Mauricio Gallardo Castro
#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

Lo que está ocurriendo en cuanto a transformación económica a través de nuevas herramientas en los mercados de servicios, deja entre ver que la asociatividad del consumo junto a una realidad de intereses, hace nada más que plantearse con un rango de mediano plazo una completa forma de impulsar los mercados y a ciencia cierta con altas características de calidad. La tecnología es el elemento principal en esto que llamamos comodidad inmediata y segura, pero ¿Por cuánto tiempo durará tal frenesí? ¿Es acaso otro de los fenómenos que está acusando una necesidad, más que una propuesta?

Vemos en los medios de comunicación sobre el alcance que esto nos está enseñando es aún un misterio. Interesante desde el punto de vista económico, aunque los cuidados para manejar tal información se espera que sean del mismo, una buena lección para especialmente la siguiente generación. Nos referimos casi siempre que, al momento de adquirir más y mejores elementos en el camino para siquiera reinventarse como una solución, toca algunas sensibilidades que por lo pronto, están dispuestas a reevaluar lo que se consigue. De todos modos, seguir un consejo como el de riesgo, digamos que sería algo serio.

Nueva Educación

El primer detalle que se podría considerar como clave en cuanto a futuras formas de entender la productividad, recae en las bases teóricas así como prácticas de cómo asociarse a una realidad mucho más minuciosa y por sobre todo, usando herramientas actualizadas. Es de por sí, una garantía involucrarse en aquello, si tan solo la gestión compromete una imagen de modernización de su administración como también ejecución de sus áreas. En estos casos, todo tipo de empresa poco a poco ha entendido que lo fundamental está en entenderse en líneas de modernización y no simplemente satisfacción.

El tiempo como una condición

La variedad está a la vista, es lo que se puede contemplar desde los dispositivos, aunque de ello se aproxima otra demanda, la razón de actuar con disponibilidad y a tiempo óptimo. Suena ideal, de ello se puede deducir que la industria de los servicios que más están expuestas ya han notado un mayor compromiso con la agilidad y desde ahí la competencia crece de forma más rápida. Suponer que esto no iba a suceder, habla de la necesidad de adaptabilidad. Afortunadamente el rubro sigue siendo muy apetecido.

Funcional y amigable

Un buen acercamiento sobre tecnologización es atreverse a dar el paso. Convengamos que no es suficiente con solo una capacitación, que por lo demás nace de la idea de ir adaptando al usuario a nuevas formas de entender el trabajo y no como simplemente se asocia desde el siglo pasado. De esta forma asumimos que, la realidad que la vanguardia tecnológica nos está enseñando es que los trabajos como lugar de labor no son perdidos, más bien, sufren cambios. En este sentido, digamos que el camino se hace más familiar, especialmente con la disponibilidad de modificar y actualizar funciones reconocidas como oficio.

Legal y sistemático

Se ha planteado que, incluso, la robotización tenga que asumir algunos “costos” dentro de una realidad en concreto. La tributación, por ejemplo, es uno de esos detalles que a largo plazo se hace sentir como un eficaz complemento. La productividad es una herramienta que por sí solo debe identificarse dentro de un cuadro económico, de este modo entonces, conviene darle más espacio y participación en cómo hacer de este un eventual tema a convenir. Todo servicio que ocupe espacios e infraestructura, está dentro de un marco ciertamente oficial y público, de ese modo, neutralizar su participación puede ser complejo en cuanto a resultados mucho más eficientes comprometidos.

Masificación de la información

Era de esperar que este tipo de argumento absolutamente dependiente de la tecnologización y la internet de las cosas (IOT), tenga que dar su primer fruto en cuanto a altos niveles de calidad de información disponible. Sin duda que es algo que aún se discute en cuanto a formas de manejar tal contexto. No es suficiente con hablar sobre privacidad, más bien, si aquella información, en cierta forma disponible, tendrá un uso dentro de un marco políticamente confiable. A decir verdad, este campo todavía está en evaluación por su alto contenido transversal.

Tecnología es un término que está quedando en el espacio viciado, podríamos decir entonces que, hablar de productividad y eficiencia actualizada, ya es algo renovador sino, conveniente. La instalación de nuevas características de comunicación, es decir, mayor velocidad y sin riesgos (5g) deja a las compañías del rubro de telecomunicaciones en una encrucijada sobre qué opciones de consumo habrá sobre ello. Tal parece que es algo que no se ha planteado concretamente y con claridad. Es cierto que sobre temas de accesibilidad hoy es conveniente legislar, pero ¿Será suficiente con solo restringir? La modernización de las cosas dice de esto algo totalmente contrario, es decir, la amplitud de acceso a herramientas más poderosas, es hoy por hoy una forma de redescubrir el futuro.

 

Mauricio R. Gallardo
@mgcconsultingcl

Relacionados: