• 19/marzo/2010 •

Detecte los daños al interior de su vivienda

<b>José Manuel Castillo</b><br>Arquitecto Knauf.

José Manuel Castillo
Arquitecto Knauf.

Sin duda alguna, el gran sismo que sacudió a nuestro país el pasado 27 de febrero, ha generado numerosos cuestionamientos sobre el estado real de nuestras casas y a partir de esa fecha todos nos hacemos la pregunta de cómo saber si el lugar que habitamos es seguro y qué medidas se deben tomar en caso de detectar paredes dañadas al interior de nuestras casas o departamentos.

Si bien el análisis de la estructura de casas y edificios debe ser realizado por un profesional competente, cada persona puede comenzar con una indagación visual básica en sus inmuebles y en cada detalle de su parte interna. Para esto es necesario identificar fisuras y deformaciones en las paredes y cielos, lo que nos dará una idea inicial del estado real de las edificaciones.

Si se han dañado las placas yeso cartón, no significa que haya un problema del tipo estructural. Si bien son parte de la vivienda y ofrecen resistencia al fuego y aislamiento acústico, éstas no realizan ningún trabajo mecánico. Por lo tanto, si se comprueba que el tabique se ha deformado horizontal o verticalmente, es decir, que está “chueco”, es un indicador que existe un problema con los montantes, los que pueden ser cambiados sin tener que abandonar la vivienda.

La facilidad que entregan los tabiques de yeso cartón, es que permiten reparar y levantar nuevas paredes en pocos días, prácticamente sin interrumpir el normal funcionamiento del hogar ya que se trata de una faena seca y rápida.

En el mercado no existen productos yeso cartón que por sí solos sean asísmicos, por lo tanto, la recomendación es implementar un montaje integral que involucre elementos como la correcta elección de los materiales, el apropiado diseño y la adecuada instalación de ellos. Hoy, la industria ofrece distintas soluciones y características que permiten el mejor rendimiento en seguridad para evitar que las paredes revienten sin tener que recurrir a mayores gastos en ello.

Cuando estos tres elementos están correctamente instalados, el movimiento que se produce ante un sismo de gran intensidad no colapsará las paredes ni los cielos, entregando de esta manera, una mayor seguridad a sus habitantes en el interior de los hogares y así no veremos las constantes escenas de destrucción en departamentos y casas como las que pudimos apreciar en el último terremoto.

José Manuel Castillo.

Publicado: 19/03/2010

Relacionados: