• 20/marzo/2014 •

Día Mundial del Agua: Cuidado y Protección para la Supervivencia de Todos

<b>Ariel Rappaport</b><br>Gerente General Ralei Grupo Inmobiliario

Ariel Rappaport
Gerente General Ralei Grupo Inmobiliario

Si bien el Día Mundial del Agua tuvo su génesis en la mayor organización de estados y naciones del mundo, durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, realizada en Río de Janeiro en 1992, es de igual importancia que los individuos seamos sus verdaderos protagonistas.

Aunque el agua cubre cerca de un 71% de la superficie de nuestro planeta, sólo un 2% corresponde a agua dulce capaz de sostener la vida humana, lo que la hace vulnerable a la contaminación y la mala gestión. De hecho, cada año mueren 3,4 millones de personas debido a enfermedades relacionadas con el agua de mala calidad. Esto, incluye la muerte de un niño cada 21 segundos. Otro dato alarmante es que hoy en día en América Latina y el Caribe, 32 millones de personas no cuentan con acceso adecuado a agua potable, sumando apabullantes 783 millones de personas en todo el mundo.

El cuidado y preservación de este vital elemento es algo que nos inculcan en los colegios y hogares desde muy pequeños, sin embargo, en muchas oportunidades no tomamos conciencia de que es un bien agotable y que podemos dejar de tenerlo debido a nuestras mismas irresponsabilidades. Participar activamente en su cuidado y preservación es algo que debe estar presente a diario y que tanto particulares como las empresas debemos entenderlo para así evitar que sea un recurso escaso al que sólo tengan acceso unos pocos.

Es ahora cuando tenemos la oportunidad de actuar, por lo que nuestro desafío es diseñar estrategias que potencien el uso racional de los recursos y así contar con generaciones más comprometidas con el cuidado del medioambiente. Adoptar innovaciones tecnológicas, que permitan optimizar el uso de los recursos naturales genera un doble beneficio, ya que se logran importantes ahorros al bolsillo y se previene el consumo excesivo de elementos tan vitales como el agua.

La tecnología, actualmente permite diseñar departamentos y casas con mecanismos de ahorro de agua capaces de reducir el consumo de una vivienda en un 30% ó 40%. Si se toma en cuenta el efecto multiplicador de replicar estos niveles de ahorro en todas las unidades de un proyecto inmobiliario, podemos hacernos una idea de los beneficios ecológicos que conlleva implementar estas iniciativas.

Relacionados: