• 01/octubre/2013 •

Día Mundial del Hábitat

<b>Silvia Torres Giagnoni</b><br>
Gerente Asuntos Corporativos Piedra Roja

Silvia Torres Giagnoni
Gerente Asuntos Corporativos Piedra Roja

El día mundial del hábitat debería ser sinónimo de convocatoria para que todos pudiéramos aportar a hacer de nuestros barrios, comunas y ciudades, “lugares con mejor calidad de vida”.

Estamos ciertos que el desarrollo de las ciudades en Chile donde vive casi el 90 por ciento de la población, carece de planificación de largo plazo, de instituciones, de instrumentos y de profesionales que proyecten ciudades sustentables. Basta sólo con recordar la cantidad importante de comunas que aún no cuentan con planes reguladores, o simplemente mirar Santiago y ver que ha crecido en forma segregada, dando soluciones a los problemas de sus habitantes con tanta tardanza que terminan siendo imposibles de implementar y de financiar.

La planificación urbana y el desarrollo de las ciudades debe ser un tema país, porque implica coordinar políticas de desarrollo social, energéticas, de medio ambiente, de transporte, entre otras, todas las cuales repercuten en la salud y calidad de vida de sus habitantes. Pero aunque muchos de esos temas dependen de nuestros gobernantes, hay también aquí una tarea ciudadana. Debemos tomar conciencia de que todos y no solo los arquitectos y constructores construyen ciudades, ya que con nuestro comportamiento y hábitos también la estamos construyendo o destruyendo Todos podemos hacer un aporte concreto para que mejorar la calidad de vida en nuestro hábitat, a través de la participación en ONGs, comités de administración o de vigilancia y de las JJVV, organizaciones que deberían estar dispuestas no sólo a hacer justificados reclamos o requerimientos a sus autoridades sino también para canalizar propuestas de sus vecinos hacia las autoridades y, por sobre todo, para dar vida a los lugares que constituyen nuestro entorno.

El día Mundial del Hábitat debe ser un día que convoque a nuestras autoridades a planificar a largo plazo, a los desarrolladores inmobiliarios a hacer alianzas publico- privadas y a aportes que vayan más allá de sus propios proyectos, y por qué no, también es un día para que los ciudadanos nos sintamos convocados a construir nuestras ciudades desde el respeto por el otro y por el medio ambiente que nos rodea.

Silvia Torres Giagnoni

Relacionados: