• 06/septiembre/2010 •

Docentes del Siglo XXI

<b>Rosana Alday</b><br>Directora Ped. Básica Universidad San Sebastián.

Rosana Alday
Directora Ped. Básica Universidad San Sebastián.

Los desafíos que nos imponen las nuevas políticas educacionales obligan a tener profesores más comprometidos con el aprendizaje de sus alumnos, con una calidad teórica y práctica comprobada y con un afán decidido en avanzar en su profesión teniendo en cuenta la amplia responsabilidad social que le compete como educador.

Indudablemente el futuro y el desarrollo del país van de la mano con la educación, ya que es concordante su evolución con el nivel educacional de su gente. Por ello, la profesión docente debe ser tomada como una de más amplias y decidoras en los desafíos que impone. No es posible que a ella se adscriban jóvenes que no tengan altas expectativas personales, que no ambicionen el perfeccionamiento continuo y que no manifiesten capacidades de liderazgo positivo y autogestión de su vocación y su quehacer estudiantil. Las instituciones formadoras de profesores deben instalar estos valores como los elementos básicos que un joven debe poseer al momento de ingresar a una carrera del área de pedagogía.

El llamado a ser profesores en este Siglo XXI es a ser un eco de las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos de nuestro país, un llamado a tener un liderazgo auténtico en la sociedad de este milenio y a un protagonismo fundamental en la historia de Chile.

La Pedagogía en Educación Básica es una carrera para estudiantes que manifiestan un gran compromiso social, ya que su rol los obliga a plantearse reflexiones no menores al pensar que cada profesor va a tener a lo menos 2.000 estudiantes en su vida profesional. Por lo tanto es importante reconocer la huella indeleble que dejará en las futuras generaciones de nuestro país.

La educación entendida como una necesidad social primaria pone de manifiesto las responsabilidades de todos los actores sociales, siendo necesario entender la educación como un bien que nos hace a todos y cada uno de nosotros partícipes de su implementación, desarrollo y perfeccionamiento.

Los jóvenes que estudian las carreras de Pedagogía deben responder generosamente a un alto compromiso vocacional, a una visión de formadores de futuro involucrados con el progreso de las personas en sus ámbitos privado y social, además de dar cabida a un llamado concreto y real en la construcción de un mundo mejor sobre todo en los primeros años de formación.

Rosana Alday Cuevas.

Publicado: 06/09/2010

Relacionados: