• 24/noviembre/2009 •

“Documento Valórico” UDI: ¿Sólo moral sexual?

<b>Jacinto Gorosabel</b><br>Ex Presidente Nacional de la Juventud UDI. Colaborador Comando Presidencial de Sebastián Pinera.

Jacinto Gorosabel
Ex Presidente Nacional de la Juventud UDI. Colaborador Comando Presidencial de Sebastián Pinera.

A propósito de la aparición por unos segundos de una pareja gay en la franja televisiva de Sebastián Piñera y de la proposición de regular las uniones de hecho de parejas gay y heterosexuales, algunos diputados UDI a quienes se identifica como parte del “ala conservadora” del gremialismo, han reaccionado protestando enérgicamente y anunciando la presentación de un «documento valórico», texto cuyo contenido es desconocido pero que presumiblemente debe apelar a los principios y valores con los que más identificados se sienten estos legisladores.

La defensa de la familia chilena ha sido el argumento que repetitivamente han aducido aquellos parlamentarios UDI que se oponen a cualquier gesto de reconocimiento a las parejas homosexuales. Pero, curiosamente, los mismos diputados que enarbolan como bandera de lucha la protección de la familia, el pasado 18 del presente mes, votaron en la Cámara en contra del presupuesto de Educación, rechazo que perjudica a miles de familias chilenas, especialmente a los jóvenes y niños más pobres. Ver: www.camara.cl

¿Cómo se compatibiliza la defensa cerrada de los valores familiares tradicionales si al mismo tiempo se rechaza el presupuesto de Educación dejando a miles de familias chilenas sin clases, sin textos escolares y sin raciones de alimentos diarios?. ¿O acaso el aludido «documento valórico» sólo se limita a preocuparse de la familia en cuanto a la moral sexual?. Probablemente así sea, pues Piñera ha expresado claramente que está en contra del aborto en cualquiera de sus formas y rechaza la eutanasia activa y pasiva, de manera que el desconocido texto seguramente trata acerca de la Píldora del Día Después y la regulación de uniones de hecho hetero y homosexuales, únicos temas “valóricos” en los que existen diferencias entre el abanderado y esta facción del gremialismo.

Sebastián Piñera ha señalado claramente: «Creo en el respeto, la tolerancia y la protección que un Presidente debe darle a todos los chilenos, y en nuestro gobierno vamos a cuidar y proteger a todas las chilenas y chilenos sin ninguna discriminación ni por origen étnico, condición socioeconómica, orientación sexual o de ninguna otra naturaleza. Van a tener un Presidente que los va a proteger a todos». Esto es exactamente lo que el país quiere y necesita. Sin embargo, aparentemente, esto no ha sido bien comprendido por el presidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic, quien ha criticado la inclusión de imágenes de parejas gay en las franjas presidenciales. Monseñor Goic parece confundir un ardid electoral, es decir, la necesidad de ganar votos, con el reconocimiento honesto y justo de derechos que reclaman ciertas minorías, a las que se ha calificado tristemente como “bulliciosas” (¿acaso no es una “minoría bulliciosa” la propia Iglesia Católica en estados Unidos?).

En octubre de este año y ad portas de la proclamación de Piñera por parte de la UDI, nuevamente se anunció la presentación de este “documento valórico”. En aquella ocasión el motivo fue la decisión de Piñera de que en su gobierno se aprobaría la distribución pública y gratuita de la Píldora del Día Después (PDD). Recordemos que sobre los efectos de este medicamento aún no se ha probado científicamente que produzca abortos, así como tampoco se ha establecido fehacientemente lo contrario. En esa oportunidad, la directiva de la UDI tuvo que “frenar” el referido “documento” con el fin de “no empañar” el acto de proclamación presidencial.

Pareciera que este misterioso “documento” cumple el papel de “as bajo la manga” pues cada vez que hay alguna legítima discrepancia en materias morales entre ciertos legisladores de la UDI y el candidato presidencial de la Alianza, se amenaza con presentarlo a la opinión pública. Al respecto, lo más serio y honesto sería ponerlo de una vez por todas sobre la mesa para que sea, por fin, ampliamente conocido y discutido tanto dentro de la UDI como al interior de la Alianza, si correspondiere. De esta manera, el famoso “documento” dejaría de ser una especie de fantasmagórica “espada de Damocles” que cada cierto tiempo aparece para amenazar y alterar la necesaria e indispensable normalidad de las relaciones entre Piñera y la UDI.

Jacinto Gorosabel.

Publicado: 24/11/2009

Relacionados: