• 22/noviembre/2018 • Ciudad,Sociedad,Urbanismo
A- A A+

Edificación en Altura: Una Ciudad Dentro de una Ciudad

Roberto Bascuñán
Gerente general de Inmobiliaria Norte Verde.

Hace unas semanas, escuchamos con gran entusiasmo, y por primera vez en muchos años, a una autoridad dar esperanzas en el sentido de lograr una planificación urbana que se condiga con los tiempos actuales. Fue el Ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, quien anunció el envío de un proyecto de ley para densificar polos urbanos, tendiente a abordar la integración social y certeza jurídica.

Consideramos que esta iniciativa va en la línea correcta, porque se encuentra claramente demostrado, prácticamente en todas las grandes urbes del mundo, que la densificación bien pensada mejora sustancialmente el desarrollo del país y la calidad de vida de las personas.

Se trata de incentivar la entropía urbana, mejorando sectores públicos, paseos peatonales, ciclovías y disminuir la cantidad de autos. Pero también, de generar barrios en altura con todos los servicios requeridos por los usuarios.

Lamentablemente, mucho se ha hablado de la mala calidad de los “guetos verticales” y de que la ciudad sólo se sustenta en edificios de baja altura, y con ello, se hace más difícil discutir su real significado así como sus soluciones. Acorde a lo informado, la gente ha debido irse a vivir a la periferia y viajar todos los días al centro, lo que tiene un tremendo costo personal y colectivo en términos de eficiencia, sustentabilidad y bienestar. ¡Y qué decir del costo económico!

Sin embargo, la porfiada realidad refleja otra cosa. La familia chilena se ha reducido, pasando de 4 habitantes por familia a menos de 3,2 y la proyección es llegar a 2,6 en 10 años. Si sumamos, adicionalmente, el casi millón de inmigrantes, concluimos sin mucha dificultad, que las necesidades habitacionales seguirán subiendo, en circunstancias que las políticas habitacionales han ido en sentido contrario.

¿Barrios en altura? Cuando nos referimos a barrios en altura, estamos proponiendo construir una ciudad dentro de una ciudad, tal como lo contempló el proyecto Marina City, el año 1962 en Chicago. Tras la Segunda Guerra Mundial, en Estados Unidos se produjo importantes desplazamientos de personas desde las ciudades hacia los suburbios, pero el arquitecto Bertrand Goldberg creía en las ciudades y su capacidad de potenciar la economía y la cultura. Por ello, creó Marina City, proyecto inmobiliario de uso mixto compuesto por diferentes edificaciones en torno a una plaza. Dos torres residenciales de 61 plantas con 900 departamentos y un mirador abierto en el último piso. Un edificio destinado a un centro comercial, varios restaurantes, lavandería, gimnasio, plaza compartida, salas de cine, bowling, piscina y una pista de patinaje sobre hielo. En su minuto fue el edificio más alto del mundo, donde se usó por primera vez una grúa torre en EE.UU. y donde se contemplaron 5 ascensores que tardaban tan solo 35 segundos en llegar a la azotea.

La idea era poder vivir y trabajar en el centro y, como lo planteó Goldberg «no podemos sobrecargar a los negocios, que usan edificios 35 horas a la semana o a los edificios de departamentos, que sólo se usan por la noche o en los fines de semana (…) llevaremos nuestras calles al aire y amontonaremos los usos diurnos y nocturnos de nuestro suelo». Dado su impacto y buen éxito que tuvo este complejo urbano, a él se le atribuye el haber reimpulsado la edificación residencial dentro de las ciudades del mundo entero.

En 2010, varias décadas después y al otro lado del mundo, el edificio más alto del mundo fue construido en Dubái con 163 pisos destinados a uso mixto, que contienen oficinas, residencias y un hotel. Y encontramos que entre las 100 edificaciones más altas que se han sumado desde entonces, alrededor de 20 se han desarrollado bajo el mismo concepto.

No tengamos miedo de densificar, sólo tengamos cuidado al elegir bien a los técnicos, sabios y competentes, que estarán a cargo de estas planificaciones, tal que sus proyectos perduren en el tiempo y cumplan con el objetivo de ofrecer mejores condiciones habitacionales, en un ambiente más sustentable, con mejores áreas de esparcimiento, menos consumo de energía, más tiempo para la vida y actividades extra programáticas aprovechando todas las ventajas que produce el desarrollo. Así como algunos partieron en Chicago con éxito el año 1962, es hora que esta generación modernice Santiago y logremos aplicar planificaciones urbanas a largo plazo, que sea considerada como proyecto de Estado para que vaya por sobre los gobiernos de turno y también por sobre intereses mezquinos de las distintas comunas


Roberto Bascuñán
Gerente General Inmobiliaria Norte Verde

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

Ciudad Densa, Ciudad Compacta, Ciudad Diversa, Ciudad Feliz

Ciudad Densa, Ciudad Compacta, Ciudad Diversa, Ciudad Feliz

La Intendenta quiere actualizar el Plan Regulador de Santiago para potenciar las áreas rurales, las vías intercomunales, los parques y plazas. Este anuncio a primeras luces parece ir en el (Más...)
20 Aug 2018
Desarrollo Con Altura

Desarrollo Con Altura

El crecimiento en altura ha sido fuertemente criticado, especialmente en comunas como Estación Central, Ñuñoa y Providencia, a mi entender, de manera injusta y con consecuencias que pueden afectar el (Más...)
30 May 2018
La Ciudad y sus Consignas

La Ciudad y sus Consignas

Todos estamos de acuerdo que es urgente la planificación de las ciudades y que éstas se desarrollen de acuerdo a un modelo sostenible, con una normativa y autoridad única y (Más...)
13 Apr 2018