• 22/marzo/2011 •

Educación municipal: lucha por la calidad v/s dura realidad

<b>Rosana Alday</b><br>Directora Ped. Básica Universidad San Sebastián.

Rosana Alday
Directora Ped. Básica Universidad San Sebastián.

La crisis por la que atraviesa hace ya algunos años la educación municipal tiene su origen en un círculo de dependencias y políticas educativas que no siempre han fortalecido la calidad y que, frente a la falta de recursos económicos, opta por una administración reactiva y no a una que adelante soluciones en un tema nada nuevo y con amplias implicancias sociales.

Lamentablemente, de seguir por esta vía, la educación municipal va a continuar cerrando puertas de establecimientos, sin posibilidad de cumplir la función social que le corresponde y que está consagrada en nuestra Constitución y ratificada en varios acuerdos internacionales, como los Derechos del Niño, entre otros.

La brecha entre la educación municipal y aquellas con financiamiento compartido o particulares nace de múltiples variables, pero claramente una de las más importantes tiene que ver con el éxito en las pruebas estandarizadas que tiene nuestro país, como el SIMCE y la PSU.

La calidad en nuestra sociedad está unida al éxito numérico, de allí a que año a año, las familias hagan lo humanamente posible por llevar a sus hijos a este tipo de establecimientos, que deberían garantizarnos calidad en aprendizajes, elevados números en las pruebas estandarizadas y una formación complementaria en valores.

La gestión y administración en la educación municipal ha sufrido históricamente de trabas burocráticas que no han permitido la manifestación de sus garantías, los aportes que el Estado hace a ella y lo valioso que son sus avances en los aprendizajes de los niños, lo que permitiría mostrarla como una alternativa real a las familias de nuestra comuna.

Es responsabilidad de cada DAEM no sólo el mejoramiento sostenido de los estándares en las escuelas municipales, sino también, asumir una administración que permita mantener una matrícula a fin de dar continuidad a los proyectos educativos de los establecimientos bajo su administración, apoyando al capital humano en la persona de docentes directivos y de aula, fortaleciendo asociaciones de mutua conveniencia entre instituciones, en fin, constituyéndose en un garante real de aprendizajes de calidad.

Rosana Alday.

Publicado: 22/03/2011

Relacionados: