• 28/septiembre/2010 •

El auto se queda en casa

<b>Wilson Cardona</b><br>Fac. Ecología y Recursos Naturales Universidad Andrés Bello.

Wilson Cardona
Fac. Ecología y Recursos Naturales Universidad Andrés Bello.

Para nadie es desconocido, que el aire mejora al disminuir el número de autos circundantes en el casco urbano de cualquier ciudad. Incluso esto se aplica a ciudades con regimenes de vientos y lluvias bastante elevados que garantizan una renovación del aire por recirculación del mismo. Similar es lo que ocurre en poblados chicos y alejados del estrés de una gran urbe, cuyas calles, en algunos casos, polvorientas, tiñen de colores y cubren de material particulado todo lo que les rodea (flores, hojas, techos o pulmones, entre otros). Por ello, iniciativas que velen por la calidad del aire que respiramos, como el día sin auto, son tomadas como instancias de lucha de todas las organizaciones que promueven y desean un ambiente limpio para nuestra vida cotidiana.

Ahora bien, el logro en la instauración de estos días, es más válido cuando estas campañas se promueven abiertamente por medios de comunicación y con apoyo gubernamental, con varios días de anticipación e incentivos, como entradas gratis a museos, conciertos, bicicletas gratis, pases gratis en metro o trenes regionales, atención médica gratis por el día, entre otras medidas. Todas ellas, si bien pueden ser simples, son atractivas para los ciudadanos usuarios de autos, principalmente particulares y los motiva a dejar sus vehículos en casa, al menos por un día. Pongamos en agenda desde ahora todos los 22 de septiembre como el día mundial sin autos y que todos los medios de comunicación e instituciones gubernamentales pertinentes, promuevan desde la celebración misma de las fiestas patrias, el día sin auto. Para lograr así no sólo recuperar la calidad del aire, sino la calidad de nuestra salud, expuesta a los excesos alimentarios en los cuales caemos, en las celebraciones de las mencionadas fiestas.

Wilson Cardona Villada.

Publicado: 28/09/2010

Relacionados: