• 29/julio/2010 •

El malestar de los funcionarios públicos

<b>Marcelo Torres</b><br>Sociólogo de la U. Central.

Marcelo Torres
Sociólogo de la U. Central.

Cada gobierno de turno sea este a nivel nacional o a nivel local como es el caso de los municipios, buscan la forma de plasmar un proyecto político que va a caracterizar y en algunos caso a diferenciarse de la otra administración. Por ende ese proyecto político es entendido como la intencionalidad de la autoridad de velar por políticas de crecimiento económico pero también del desarrollo de las personas, por ende son desafíos que involucran a los diversos actores a construir un país más justo y equitativo. Es en este escenario que el Estado asume el desafío de gatillar estos procesos, pues debemos de recordar que quienes le dan vida a éste, a las administraciones públicas son los mismos funcionarios, por ende su rol es clave.

El tema es ¿Cómo se generan estos procesos?, y aquí donde se nos presenta un quiebre entre el discurso y la práctica, pues considerando lo planteado en los medios de comunicación el gran malestar de los funcionarios públicos es por los despidos o desvinculaciones de personas que por años prestaron sus servicios en diversas instituciones (salud, educación, vivienda,etc..) los motivos o explicaciones han sido diversas por la sobredotación, sobrepoblación o excesos de personas en cargos, duplicidad de funciones, la existencia de operadores políticos, entre otros conceptos utilizados por la autoridad.

Me parece legitimo que toda autoridad y es lo que sucede cada vez que se cambia de alcalde en lo local, generalmente las personas a contrata y ha honorarios se van con el gobierno de turno o son desvinculados de la institución y esta situación sucede entendiéndose que cada gestión llega con personas de confianza y que están en una determinada línea política, con esto no estoy avalando lo que sucede pero el tema esta en no ideologizar ni politizar las desvinculaciones pues no hay que desconocer que el funcionamiento de algunas instituciones públicas como es el área de la salud y educación requiere de una reingeniería que no solo pasa por la inyección de recursos económicos sino también como mejoramos el servicio que se ofrece a la ciudadanía en cuanto a la calidad, eficiencia y eficacia de la gestión.

La única vía para aquello no son los despidos quizás en el mundo empresarial si lo sea, por el contrario hay que potenciar el capital social, a los funcionarios públicos, de destrezas y competencias para que se plasme una gestión social innovadora, promover agentes proactivos y creativos, ante los desafíos de una propuesta que intenta romper con la estructura administrativa clásica: que promueva una interacción, diálogo y coordinación entre los actores insertos en las instituciones, que permita la generación de roles facilitadores en la toma de decisiones, incorporación de habilidades que promuevan el trabajo en equipo, delegación de tareas, responsabilidades compartidas, resolución de conflicto entre otras temáticas que se requieren con urgencia al interior del servicio público. Desafíos que requieren tiempo y voluntad política de hacer las cosas distintas, la última estrategia ha utilizar por un buen gerente son las desvinculaciones.

Además el tema esta en la postura, en la forma en que la autoridad plantea dicha situación, se ha dicho “hay que hacer una limpieza” como si las personas fuesen mugre, basura; más aún el columnista el señor Felipe De Larraechea M. titula tan ligeramente “FUERA LA GRASA” por favor de que estamos hablando, de animales o de personas; es en este escenario que me parece legitimo el malestar de los funcionarios en la forma como han sido tratados como si lo público fuese deprimente, malo…. hay que dignificar su labor y los esfuerzos que se hacen por mejorar la gestión más aún cuando las condiciones laborales no son óptimas, no olvidar que también existen experiencias exitosas por ejemplo leer los libros de Innovación Ciudadana donde hay cientos de iniciativas tanto públicas como no gubernamentales interesantes de destacar y que se generan por el liderazgo que asumen los directivos en querer hacer las cosas distintas.

Marcelo Torres.

Publicado: 29/07/2010

Relacionados: