• 28/junio/2019 • Poemas-Relatos
A- A A+

El pinito

Ilka Oliva Corado
@ilkaolivacorado
cronicasdeunainquilina.wordpress.com
Escritora guatemalteca. Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo.

Se convirtió en referencia para direcciones: a dos cuadras del pinito, del pinito para arriba, del pinito para abajo, en las casas frente al pinito, las casas que están cerca del pinito. En la parada del pinito, en el pinito me apeo. El pinito es un árbol que sobrevivió a la lotificación de la nueva colonia que a finales de los años 80, deshizo las llanuras cercanas a la aldea El Calvario, La Ceiba y la colonia residencial Las Terrazas, misma que fue nombrada Ciudad Peronia y que en lugar de calles y avenidas tenía ríos: río Usumacinta lote 2, Río Danubio lote 10, Río Éufrates lote 5.

El pinito está en la esquina de la calle Danubio y el bulevar principal, a mano derecha yendo hacia la aldea La Ceiba; es un árbol de pino alto, alto, alto al cual le fueron cortando las ramas con el paso de los años y ya para finales de la década del noventa tenía solo el copete. Está ubicado en una cuchilla: un pedazo de terreno que nadie toca porque le pertenece a El pinito, por naturaleza.

Del pinito para arriba se llega a la colonia Jerusalén, que antes fue una enorme arada con zacatales donde abundaban las hojas de dormilonas, los escobillos y las flores de mayo que siempre nacen con el primer aguacero. A media cuadra del pinito para arriba, a mano izquierda está el cruce para el río Colorado.

En el río Colorado a mano derecha, yendo hacia la bomba de agua, se encuentra la tienda de doña Irene, que ha alimentado familias completas durante años, una de las primeras tiendas tipo abarrotería en Ciudad Peronia, también se encuentra el molino de masa donde Juanito desde la madrugada molía nixtamal y recados para tamales, hasta que se fue pal norte de indocumentado. Eso, en la década del noventa.

Del pinito guardo recuerdos imborrables, su sombra nos permitía descansar unos minutos en nuestro trayendo al mercado, en la jornada diaria de vender helados.

El pinito debería ser declarado Patrimonio de Ciudad Peronia y ser cuidado con sumo interés, porque ha sido testigo del paso de generaciones enteras y guarda en su corteza la memoria colectiva de Ciudad Peronia y lo que hubo ahí antes de que llegaran las máquinas a lotificar el zacatal que se convirtió en uno de los arrabales más poblados de Guatemala.


Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com
Ilka Oliva Corado.
Estados Unidos.

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

Atreverse a curar  la herida

Atreverse a curar la herida

No importa si la primera expresión emerge con miedo, enojo, ira, impotencia o frustración y que por eso retumbe y lance llamas o queme como la brasa; si rasguña, si (Más...)
18 Jul 2019
Una boda de lujo, con meseros

Una boda de lujo, con meseros

Es una de esas bodas tan comunes entre latinoamericanos indocumentados en Estados Unidos: llenas de desconocidos, tirando la casa por la ventana, con dinero prestado y todo para enviar el (Más...)
29 May 2019
Mulțumesc

Mulțumesc

Lo vi pasar entre las estanterías de la piñas y los escaparates de la panadería, conversaba con una chica que lo acompañaba, él cargaba la canasta, llevaba pantalón de lona (Más...)
27 May 2019
Zdravo

Zdravo

Llevo mi bote lleno de monedas, estoy esperando en la cola para que uno de los cajeros me atienda y me los pueda cambiar por dólares. Esas monedas que uno (Más...)
16 May 2019
Y sobre todo amor

Y sobre todo amor

De pronto aparece un nubarrón y lo que es una mañana soleada de primavera se convierte en un típico día de lluvia de invierno, las personas corren despavoridas desde el (Más...)
08 May 2019
En días de lluvia, como hoy…

En días de lluvia, como hoy…

Sí, sí, sí, con regularidad humo mi habitación, como en esta mañana de lluvia de chipi chipi. El aroma de la hoja de Sage me hace recordar el olor de (Más...)
30 Apr 2019
El genocidio migrante del que no se habla

El genocidio migrante del que no se habla

Es curioso cómo funciona la doble moral del ser humano, docenas de periodistas se amontonan para fotografiar a quienes sin esperanza alguna abandonan Honduras, para buscar techo y comida en (Más...)
16 Apr 2019
Las mujeres malas siempre son otras

Las mujeres malas siempre son otras

Hemos crecido en sociedades en donde los patrones patriarcales están enraizados de tal manera que nos amarran los pies y sin nuestro esfuerzo por soltarnos será imposible avanzar. Esos patrones (Más...)
09 Apr 2019