• 19/mayo/2010 •

El rol del nutricionista

<b>Patricia Gallardo</b><br>
Directora de Nutrición y Dietética Universidad San Sebastián.

Patricia Gallardo
Directora de Nutrición y Dietética Universidad San Sebastián.

En 1939, el rol de la dietista -hoy más conocida como nutricionista- era educar a la población para hacer frente a problemas de salud por déficit alimentario. Una de las emergencias sanitarias de aquella época fue precisamente la desnutrición, principalmente infantil. Actualmente el panorama es bastante distinto, incluso podemos decir que inverso. Cuando en estos días conmemoramos 71 años de nuestra profesión, nuestro principal foco de atención es trabajar en la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles como lo son el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y las alteraciones en los niveles de colesterol de la población, en todos los grupos etáreos (niños a adultos mayores) y estados fisiológicos (embarazo y lactancia).

Este nuevo panorama que nos afecta, requirió una reformulación de nuestra labor profesional. Hace 70 años, la dietista poseía los conocimientos básicos en requerimientos nutricionales, especialmente para enfermos; y conocimientos prácticos en conservación e higiene de alimentos, además de su forma de combinarlos para que el resultado fueran minutas nutritivas y agradables para el paciente.

El actual perfil profesional de las ahora nutricionistas se ha mantenido en su esencia, pero con modificaciones que tienen que ver con los cambios que ha experimentado la situación epidemiológica en Chile y el mundo, el trabajo multidisciplinario y la apertura del accionar profesional, producto de la amplia demanda en áreas de salud pública, clínica, docencia, gestión, alimentación colectiva, investigación y ejercicio libre de la profesión.

Evidentemente, hoy hay mayor acceso a la información que hace 70 años atrás, pero esta mayor información sobre todo en los temas de alimentación y nutrición muchas veces confunde a la población, volviéndose en contra. Los profesionales nutricionistas nos hemos ganado el derecho de liderar los temas de alimentación y nutrición, por competencias académicas y profesionales.

Así, nuestro mayor desafío es mejorar la calidad de vida de la población, orientándola en temas como adecuados hábitos de alimentación, frecuencia de consumo y calidad versus cantidad de alimentos para todos los grupos etáreos a través de acciones que permitan disminuir los factores de riesgo cardiovascular y de enfermedades crónicas no transmisibles debido a una inadecuada ingesta alimentaria producto de los excesos y del sedentarismo.

Por último, es interesante destacar un reciente estudio publicado en un periódico de circulación nacional, en donde se destacó a las (os) nutricionistas como las (os) profesionales con mejor calidad de vida, ya que el 92% de de ellos afirmó estar conforme con su salario y el 94% tener un buen empleo al segundo año de egreso, siendo la segunda carrera después de Medicina en estar más satisfechos con su desarrollo profesional. Una linda noticia justo en el día que celebramos un nuevo aniversario.

Patricia Gallardo.

Publicado: 19/05/2010

Relacionados: