• 09/diciembre/2009 • Política
A- A A+

¿Es Piñera progresista?

Jacinto Gorosabel
Ex Presidente Nacional de la Juventud UDI. Colaborador Comando Presidencial de Sebastián Pinera.

En la franja televisiva de Eduardo Frei, aparece el ex Presidente Lagos argumentando en favor de la candidatura presidencial de la Concertación, explicando que sucesivamente los presidentes del conglomerado oficialista han heredado y continuado las obras de sus antecesores. Así, señala Lagos, Bachelet, el mismo don Ricardo, Frei y Aylwin habrían recibido y proyectado el legado de sus predecesores. Aunque el ex mandatario no lo diga explícitamente, es la primera vez que hay un reconocimiento público por parte de un dirigente concertacionista al gobierno militar, pues Aylwin junto con recibir el poder de Pinochet, no sólo mantuvo muchas de sus obras sino que también las profundizó y con gran éxito como lo demuestra el hecho que después de 20 años, por ejemplo, se mantenga el modelo de economía de mercado y gran parte de la institucionalidad heredada del denostado régimen castrense.

Nada malo hay en ello, al contrario. La política es el arte de lo posible y reconocer los éxitos del contrincante es una señal de humildad y sentido común. Más aún si las buenas ideas ajenas son adoptadas como propias en aras del bien común. Por ello, no nos debería escandalizar que sectores políticos de signos ideológicos opuestos intercambien propuestas o paradigmas. Algunos idealistas o puristas podrían denunciar este hecho como una infame claudicación doctrinaria, pero este fenómeno no es más que una demostración de un saludable pragmatismo que ha sido capaz de dejar atrás las viejas ideologías del pasado. Sabemos que las utopías fueron las causantes de las grandes tragedias humanas en la historia, pero no olvidemos que los verdaderos responsables de las peores crueldades en contra de la humanidad fueron personajes dogmáticos e intolerantes que con pertinaz fanatismo y obsesión lucharon por imponer sus ideas a cualquier precio, sin admitir crítica u oposición alguna ni menos la posibilidad de dialogar con nadie pues repudiaban cualquier forma de consenso o acuerdo por estimarla una señal de debilidad o compromiso con el adversario.

El “progresismo” político es un concepto un tanto vago, registrado y utilizado exclusivamente por los partidos de izquierda los cuales se autocalifican y denominan a sus ideas como “progresistas”. Pero, ¿qué es el progresismo político?, o mejor dicho, ¿qué entiende la sociedad actual por “progresismo”?. Más allá de las definiciones doctrinarias, para la gran mayoría de las personas, ser “progresista” implica promover una serie de valores, posturas o causas, tales como, las libertades individuales, la no discriminación, la no exclusión, la igualdad de oportunidades, la tolerancia, el pluralismo,la integración social, el rol activo del Estado, la regulación de mercados, la protección del medio ambiente, los beneficios de protección social, el respeto irrestricto a los derechos humanos, etc.

En esta columna, queremos demostrar que Sebastián Piñera y su proyecto de gobierno son progresistas, según la noción que señalamos recién. Efectivamente, el programa de gobierno de Piñera reconoce y promueve activamente muchos de las cuestiones que la izquierda reclama para sí como causas progresistas. Por ejemplo, en el referido texto se expresa que el Estado “debe tender a un esfuerzo por fortalecer y ampliar los derechos de las personas, reforzando su consagración normativa e institucional e incluir figuras o dimensiones de ellos no cubiertas institucionalmente, asegurando una sociedad más plural e integrada.”. Asimismo, se compromete a remover “los obstáculos que hoy les impiden ese acceso y las discriminaciones existentes, de forma de construir una sociedad inclusiva y acogedora y no excluyente y castigadora”.

El programa de gobierno también se impone: “Promover una política de respeto por todas las personas, independiente de su orientación religiosa, política, sexual u origen étnico o racial, velando porque no existan discriminaciones arbitrarias contra las minorías.”

En fin, son muchos los ejemplos que demuestran que tanto la plataforma programático del futuro gobierno de Piñera como el mismo candidato coinciden con muchos de los postulados de lo que hoy se define y conoce como el “progresismo”, probando en los hechos que dicha corriente no es patrimonio exclusivo de los candidatos Frei y Enríquez-Ominami. Si como lo anticipan las encuestas es Frei quien pasa a la segunda vuelta, éste no puede presentarse como la única opción del “progresismo”. El progresismo busca, como es obvio, el progreso. Si progreso es ir hacia adelante, mejorar y avanzar, Piñera representa la mejor opción progresista para Chile y no Frei que, en pocas palabras, es más de lo mismo que ha conocido el país en estos 20 años de gobiernos de la Concertación.

Tal vez alguien podría dudar acerca de la voluntad que tendrá Sebastián Piñera de cumplir con todos estos propósitos. Sin embargo, la trayectoria política del candidato es la mejor evidencia acerca de la profundidad y solidez de las convicciones libertarias que lo han animado desde siempre. Aunque resulte incómodo reconocerlo, Piñera fue un activo y público partidario del NO en el plebiscito de 1988, porque, según él mismo ha dicho, creía que era la opción que representaba el camino más corto a la democracia, demostrando un profundo y consecuente compromiso con las libertades y derechos de las personas.

Jacinto Gorosabel.

Publicado: 09/12/2009

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

La “dictadura civil” y otros cuentos

La “dictadura civil” y otros cuentos

El diccionario de la RAE define “prejuicio” como una “opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal”. Y es que, aunque ya pasó (Más...)
27 Jan 2010
Orgullosos de Piñera

Orgullosos de Piñera

El triunfo de Sebastián Piñera y de la Coalición por el Cambio no puede explicarse simplemente enumerando los errores cometidos por la Concertación en sus 20 años de gobierno, ni (Más...)
18 Jan 2010
Piñera y el nuevo Chile

Piñera y el nuevo Chile

El eventual pero muy probable triunfo de Sebastián Piñera el próximo 17 de enero, significará el fin del miedo que aún una parte de los chilenos siente hacia la posibilidad (Más...)
05 Jan 2010
Coloma y los 40 diputados UDI

Coloma y los 40 diputados UDI

Una de las grandes sorpresas del pasado domingo 13 fue la elección de 40 diputados UDI, un hecho inédito desde 1990. Algunos han intentado explicar cómo el gremialismo consiguió controlar (Más...)
24 Dec 2009
Hermógenes: ¿Por qué no te callas?

Hermógenes: ¿Por qué no te callas?

“¡¿Por qué no te callas?!”, fue la frase que hizo famosa el Rey de España cuando, hastiado de escuchar la aburrida letanía de quejas de Chávez, le espetó imperativamente silencio, (Más...)
16 Dec 2009
¡Ha muerto el bacheletismo-aliancista, viva el piñerismo-aliancista!

¡Ha muerto el bacheletismo-aliancista, viva el piñerismo-aliancista!

Ha comenzado la cuenta regresiva para la despedida de la Presidenta Bachelet quien saldrá de La Moneda con uno de los niveles de apoyo popular más altos de nuestra historia (Más...)
30 Nov 2009
“Documento Valórico” UDI: ¿Sólo moral sexual?

“Documento Valórico” UDI: ¿Sólo moral sexual?

A propósito de la aparición por unos segundos de una pareja gay en la franja televisiva de Sebastián Piñera y de la proposición de regular las uniones de hecho de (Más...)
24 Nov 2009
Sr. Rojas: ¿Soy bobo o neo-bobo?

Sr. Rojas: ¿Soy bobo o neo-bobo?

Tiene razón el presidente de RN, Carlos Larraín, cuando dice que los homosexuales chilenos no necesitan de su compasión. Porque compadecer implica sentir lástima hacia quienes sufren desgracias. Lo que (Más...)
18 Nov 2009