• 22/agosto/2011 •

Fondos de pensiones y la crisis

<b>Francisco Mena</b><br>Director Ingeniería Comercial Universidad San Sebastián.

Francisco Mena
Director Ingeniería Comercial Universidad San Sebastián.

Una decisión mal tomada en relación al ahorro previsional en tiempos de grandes turbulencias, ha demostrado que puede llegar a significar una pérdida en nuestros fondos de cerca de un 30%. Esto ya ocurrió en 2008 por la crisis sub-prime, donde muchas personas trasladaron sus fondos de pensiones desde el multifondo A al E, con el objetivo de resguardar la caída de los mercados globales. Lamentablemente, los resultados han demostrado que gran parte de estas decisiones no fueron las mejores.

Uno podría preguntarse cuál es la mejor forma de enfrentar estos colapsos financieros, sin embargo los expertos indican que el hecho que los mercados arrojen buenos o malos resultados no es motivo para realizar cambios, sino que viene aparejado más bien al perfil de cada inversionista, que puede tener más o menos aversión al riesgo. En el caso de la inversión de nuestros fondos, conviene apelar a cierto consenso de expertos que apunta a segmentar en términos etarios. Para las personas jóvenes, la recomendación es mantenerse en los multifondos A y B, en busca de recuperar lo perdido ya que lo contrario sería asumir lo perdido.

Para los que estén en condiciones de pensionarse o cerca de ese momento, es recomendable permanecer en los fondos D y E, ya que es una buena forma de poner a buen recaudo y proteger los fondos ya reunidos. Para este nivel etario no se recomienda tomar riesgos mayores, fundamentalmente porque el espacio para recuperar cualquier caída en sus fondos sería muy breve. Para aquellos que buscan inversiones más moderadas y menos volátiles es mejor optar por los multifondos C, así como para aquellos cotizantes que tienen hasta diez años o más de vida laboral, aunque esta opción ofrece una menor ganancia.

Es importante recordar que los mercados son de carácter impredecible, ya que las crisis internacionales no se pueden prever con demasiada antelación. No hay un modelamiento exacto de estas situaciones, más aun cuando detrás de todo están los actos especulativos para obtener ganancias sobre lo normal. Una vez más el factor humano y sus conductas oportunistas son determinantes en la situación económica mundial aun cuando se busca que estos mercados sean eficientes.

Francisco Mena.

Publicado: 22/08/2010

Relacionados: