• 02/agosto/2016 • Salud
A- A A+

Fraude por licencias médicas

Juan Cristóbal Palacios
Gerente General de Inmune.

En vista de los resultados de la Tercera Encuesta Nacional de Percepción de Fraude en Licencias Médicas, quisiéramos reflexionar sobre algunos puntos que nos parecen preocupantes. Principalmente, la falta de educación cívica sobre las consecuencias del mal uso de este instrumento que puede resultar en importantes sanciones. Por ejemplo, solo el 12% de los encuestados reconoció esta práctica como delito, a pesar de que hace 4 años existe la Ley 20.585 que sanciona tanto a médico como paciente con hasta 3 años de cárcel y multas por sobre los dos millones y medio de pesos.

Además, el 90% de los entrevistados calificó como delito conductas como, “evadir impuestos no dando boletas”, “usar las autopistas urbanas pagadas sin pagar”, “adulterar medidores del agua o de la luz”, “no pagar el pasaje del transporte público“ o “comer cosas en el supermercado sin pagarlas”, no así el delito de uso de una licencia sin estar enfermo. Esta realidad refleja la poca conciencia que existe en torno al uso fraudulento de un beneficio que busca apoyar a personas realmente enfermas.

El 56% de los consultados indicó que justifica el fraude debido a que “el sistema (de salud) es injusto” y por eso no sienten remordimientos al abusar de él. Una situación que tiene como principal origen el desconocimiento, ya que es un tema que nos afecta a todos por igual. Y es que las licencias médicas fraudulentas son financiadas con el 7% de todos los cotizantes, es decir, cada uno de nosotros está financiando un beneficio que usan personas que no lo necesitan en desmedro de quienes están realmente enfermos.

Es difícil estimar las pérdidas que el fraude le genera al sistema, pero de acuerdo al trabajo de educación del correcto uso de licencias médicas que estamos desarrollando en empresas y reparticiones públicas de distintos rubros, hemos logrado disminuir en promedio un 25% el ausentismo generado por licencias, sin ningún tipo de intervención médica, por lo que ese porcentaje es atribuible al uso indebido de licencias.

Si aplicamos este porcentaje al gasto total de licencias médicas curativas, el monto supera los 200.000 millones de pesos, recursos que podrían ser utilizados en distintas necesidades. A modo de ejemplo se podrían financiar 30.000 carreras universitarias al año o 9 mil trasplantes de corazón. Además, existen repercusiones a nivel laboral, ya que estas malas prácticas generan tensión en los equipos de trabajo; por ejemplo, la misma carga de trabajo se reparte entre menos gente.

Es muy importante que tomemos conciencia de cómo el uso de licencias médicas irregulares nos afecta a todos y de la injusticia social que hay detrás. El rechazo de mi licencia o la demora en el pago tiene mucho que ver con la pérdida de credibilidad que están teniendo las licencias médicas debido a su uso fraudulento.


Juan Cristóbal Palacios,
Gerente General de Inmune.

GD Star Rating
a WordPress rating system

Relacionados:

Mermas en el retail

Mermas en el retail

Por tercer año consecutivo, se presentó el Estudio de Mermas en el Retail encargado por la empresa ALTO Chile en conjunto con la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), al (Más...)
13 Jan 2017