• 13/agosto/2009 •

Grooming: Delito en el ciberespacio

<b>Alejandra San Juan</b><br>
Psicóloga de la Dirección de Tecnologías Educativas de la Universidad Andrés Bello.

Alejandra San Juan
Psicóloga de la Dirección de Tecnologías Educativas de la Universidad Andrés Bello.

Vivimos en una sociedad de la información. El acceso a Internet, si bien ha provocado enormes beneficios para quienes somos usuarios de él, que han repercutido favorablemente en la productividad, en el aprendizaje y en la comunicación, también ha traído algunos problemas que no podemos desconocer y a los cuales debemos estar alertas. Uno de ellos es lo que denominamos Grooming o ciberacoso erótico que realizan adultos a menores de edad.

Nuestros niños viven en un mundo nuevo, donde han cambiado los canales de comunicación y donde la tecnología forma parte de su vida cotidiana. Desde pequeños, pasan horas frente al computador, navegando en Internet. Esto ha aumentado la brecha digital entre ellos y sus padres, quienes no alcanzan a visualizar los riesgos que pueden llegar a correr los niños al utilizar espacios de comunicación masiva en la red. Para los padres el que los hijos estén en sus casas en un computador los deja tranquilos, por que sienten que están seguros de los peligros que existen en la calle, pero no saben que el peligro ahora se trasladó a los hogares a través de situaciones como éstas.

Los pedófilos o los acosadores han cambiado los parques o lugares de reunión de los niños, por espacios virtuales donde seducen y manipulan a los menores con fines eróticos y sexuales. En su mayoría adoptan personalidades falsas, de menores de edad, lo que les permite ganarse la confianza de los menores. Es así como comienzan a solicitarles juegos sexuales, que muchas veces son grabados y subidos a la red como pornografía. En otras ocasiones piden a sus victimas que les envíen imágenes en distintas posiciones eróticas y dejando al descubierto sus cuerpos, lo que después usan para amenazarlos y chantajearlos. Esta situación, hace que los niños se atemoricen y no corten el vínculo con ellos. Muchas veces les dicen que les enviarán las imágenes a sus amigos y familiares, y los niños por vergüenza, culpa y temor a ser castigados, siguen realizando los actos que la persona les solicita. El sector más vulnerable se ubica entre los 10 y 15 años, que es cuando los niños ya ingresan a espacios de comunicación online de la red, siendo estos espacios los que los pedófilos utilizan para buscar victimas.

Los pedófilos, son aquellos sujetos que tienen una inclinación sexual por menores y adolescentes. En general, son personas con trastornos de personalidad, con un alto grado de inseguridad e inmadurez y que tienen dificultades para establecer relaciones sociales. Si bien, a simple vista se ven como personas normales, en general buscan trabajos en que puedan estar cerca de niños y ganarse la confianza de ellos y sus familias.

Internet es una herramienta muy poderosa si se le da el uso adecuado. Los padres deben estar continuamente supervisando el uso que sus hijos les dan. Para ello, es recomendable que tengan horario para el uso del PC, que éste se encuentre en un lugar accesible de la casa, evitando que los tengan en sus dormitorios, y estar constantemente conversando con ellos acerca de los riesgos de Internet y del autocuidado que deben tener, debido a la gran cantidad de personas que utilizan este tipo de espacios y los riesgos que ello implica.

Consejos para padres:

Tratar de disminuir la brecha tecnológica, involucrándose en el uso de los computadores, lo que les permitirá tener un mayor control sobre las páginas que sus hijos visitan, a través, por ejemplo del historial del equipo. Educarlos en el uso de Internet: los riesgos que éste tiene, que no deben abrir archivos de personas desconocidas, no deben dar información ni enviar imágenes a ningún desconocido, etc. Dejar el computador en algún lugar común de la casa, no en los dormitorios. El uso de cámaras web no es recomendable, a menos que sea un uso controlado. Si notan cambios de conducta en sus hijos (nerviosismo, aislamiento, etc), y muchas horas frente al computador, deben tratar de acercarse y conversar con ellos qué es lo que está pasando, ya que puede ser una señal de alerta.

Lo más importante es educar en el uso de Internet y sus asociados y no restringirlo.

Alejandra San Juan Reyes

Relacionados: