• 01/diciembre/2009 •

Hacia un nuevo paradigma de la formación de educadores de párvulos

<b>María Victoria Peralta</b><br>
Directora Instituto Internacional de Educación Infantil (IIDEI) Universidad Central de Chile.

María Victoria Peralta
Directora Instituto Internacional de Educación Infantil (IIDEI) Universidad Central de Chile.

Me parece de absoluta relevancia destacar no sólo la dedicación de los profesionales de la educación inicial, sino también la necesidad de abordar los desafíos que tenemos como país para alcanzar una educación de calidad, que parte, sin ninguna duda, en los primeros años de vida.

En este contexto, es primordial que desde las mismas casas de estudios superiores, en las que formamos a estos profesionales, demos prioridad a la especialización en la formación inicial y continua de los educadores de párvulos.

Esta semana hemos presentado a través del Instituto Internacional de Educación Infantil (IIDEI) de la Universidad Central de Chile, los resultados de un estudio que abordó la especialización en la formación inicial y continua de educadores de párvulos en los primeros cuatro años de vida de niños y niñas, porque creemos en la necesidad de aportar a construir un nuevo paradigma en la formación de estos educadores.

Las líneas de formación inicial y continua a las cuales llega este estudio corresponden a: competencias pedagógicas, en las competencias de gestión y liderazgo; en las competencias sociales, el trabajo con la familia y comunidad; en las competencias didácticas; en las competencias investigativas y en las estrategias metodológicas.

La investigación, que consideró una muestra compuesta por expertos en educación parvularia nacionales e internacionales, educadores en ejercicio, directivos, docentes y estudiantes del área de la educación inicial, confirma la importancia de una mirada integral del desarrollo, que involucre no sólo los aspectos cognitivos, sino también los procedimentales, socio-afectivos, éticos y estéticos, como aspectos fundamentales para la formación de un profesional de la educación parvularia, en el pregrado y en su posterior desarrollo profesional.

La investigación nos demuestra también que es necesario que se generen procesos de selección respecto de quienes aspiran a ser docentes y condiciones de formación continua accesibles y que tengan como eje fundamental la formación pedagógica.

Asimismo, es preciso aplicar la supervisión como asesoría “in situ”, para favorecer en ellos procesos de reflexión respecto de su propia acción pedagógica y respecto de los resultados en los aprendizajes de sus niños y niñas.

No cabe duda, que además, existe la necesidad de modernizar la gestión educativa, especialmente en lo que refiere a los tiempos que deben dedicar los docentes a tareas administrativas.

En fin, los desafíos son múltiples, y el compromiso, los profesionales y los objetivos para perfeccionar la educación inicial existen. Sin embargo, es una tarea que debe realizarse de forma continua y transmitiéndole a las futuras generaciones, la importancia de la carrera docente y la relevancia del compromiso de las familias de nuestros niños y niñas en el proceso de enseñanza.

Finalmente, destaco que sobre todo, debe primar la capacidad y la voluntad para hacer un cambio, que además de pasar por lo cultural -la forma en que la sociedad valora al docente, ya sea de párvulos, de enseñanza básica o media- pase también, por la intensificación de una reflexión en cada una de las universidades formadoras de docentes, aplicando todas las capacidades al trabajo de preparar a profesionales fundamentales para construir el futuro de nuestro país.

María Victoria Peralta.

Publicado: 01/12/2009

Relacionados: