• 01/noviembre/2009 •

Halloween y los presidenciables

<b>Loreto Ibañez Fontan</b><br>Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

Loreto Ibañez Fontan
Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

De lo que menos me preocupé la pasada noche de Halloween fue de mi propio disfraz: sé perfectamente lo bien que me veía vestida de Caperucita Roja en traje de látex, y es que no quise disfrazarme de loba, para que no se dijera después que intento «comerme» a nuestros candidatos presidenciales. Y es que a medida que se acercan las elecciones, como es habitual es tales casos, se nota el nerviosismo en los comandos, y las estrategias de los presidenciables se prestan para cualquier cosa…

Impacto me provocó un acontecimiento de la semana pasada, y es que jamás lo imaginé: Un conde, nuestro único conde chileno -al menos en lo que a política se refiere- manifestó explícitamente su apoyo a Sebastián Piñera. Gabriel Valdés, el único miembro de la clase política que -supongo por mi experiencia- admirado por todos los sectores, entró en el juego de la carrera hacia La Moneda… al menos yo, no recuerdo que lo haya hecho en oportunidades anteriores, y verlo, me provocó una discordancia que hace mucho no tenía… Gabriel Valdés siempre ha sido considerado el máximo de los caballeros… su criterio, su prudencia, su elegancia, diplomacia y su decoro, jamás se prestaron para algo semejante, y fuera cual fuera el lado político al que hiciera referencia, su opinión, siempre iba más allá de los tintes partidistas… ¿Qué le habrá pasado? Nunca olvidaré una vez que, durante mi época de reportera de Gobierno, medio en serio, medio en broma, le pregunté por qué un caballero como él era tan férreo hincha de Colo colo, un equipo tan popular, que para su talante, me parecía ajeno. Su respuesta fue admirable «Mire linda, soy de Colo Colo -me dijo- porque Colo Colo es el único equipo de los rotos bien rotos y la gente bien gente».

Obviamente no hubo más dudas al respecto… Gabriel Valdés me confirmaba lo que ya decían generaciones anteriores: un conde siempre es un conde… pero ¿por qué apoyar a Piñera? No estoy aquí para discutir razones, y no me basta la amistad que tuvo con el padre del candidato. Lo único que me vino a la cabeza es que quizás, Piñera tenía un deseo oculto, y si de niño le llamaba «tío» a don Gabriel, este Halloween Sebastián quería mostrarse como un conde, claro que el único disfraz de conde que, al menos yo sepa, se usa en noche de brujas es el de Conde Drácula… ¿A quién habrá querido Piñera mostrar sus colmillos? ¿o quería demostrar que si lo provocan es capaz de convertirse en un vampiro? (advierto aquí que no intento decir que todos los vampiros sean «chupa-sangre»; también son seres en extemo seductores, inmortales, a menos que se muestren a la luz del sol, o se les clave en el corazón una estaca de plata; escapan ante el olor de los ajos y convierten en vampiros a todos aquellos a quienes logran morder). Yo quizás recibiría de buenas un mordisco… la idea de inmortalidad me agrada, como me agrada su propuesta de crear una «instancia asesora» integrada por personas de Gobierno y la Sociedad Civil (aunque si hablo desde mi fuero interno tan light como soy… confieso que lo que más me agrada es su ya antigua idea de un rio Mapocho navegable)

Nunca entendí la razón de fondo… ni la de Piñera, ni mucho menos la de Valdés, quien por lógica debiera apoyar a Frei… aunque luego de pensar un rato, pensé que tal vez don Gabriel, había sacado otra conclusión al respecto: si bien ambos militan en la Democracia Cristiana, y también fue amigo de Frei Padre, el candidato de la Concertación, no necesitaba disfraz de Halloween… no lo digo por su aspecto, sino por el manifiesto apoyo que le brinda el Gobierno: entonces, para el caso, Eduardo Frei Ruiz Tagle no necesitaba difraces… ¡¡¡más que una máscara le bastaba con los elásticos!!! En tal comentario, de seguro el propio Frei me apoya, y es que sin máscara alguna, apeló a su máxima particularidad como nuevo slogan de campaña… «Voy a ganar por nariz» dijo Eduardo Frei. El ex Presidente Lagos saltó en su apoyo, y debemos reconocer que, si de narices se tratara, con el reconocido tamaño de la suya, el candidato Concertacionista sería lejos el ganador de la contienda presidencial.

¿De qué se habrá disfrazado Marco Enríquez Ominami? Me costó imaginarlo… si bien también tiene unas cejas vampirescas, quizás optó por un disfraz de Robin, el chico maravilla que siempre fue el «ahijado» de Batman. Y es que así lo concluí luego de leer el más importante de los diarios económicos estadounidenses: para MEO el disfraz fue prestado, ¿quién se lo prestó? Un diario extranjero: me refiero al The Wall Street Journal en su edición del miércoles pasado, que en uno de sus artículos, deja a nuestro MEO como un joven cineasta iluminado, hijo de un «guerrillero». Y lo define además como el más «télegenico candidato»… agrega que a siete semanas de las elecciones, Enríquez Ominami «sube como la espuma en las encuestas», y que incluso, si no gana, su campaña tendra efectos duraderos al auspiciar más democracia entre los partidos.

Durante mi fiesta de Halloween no vi a Arrate entre los invitados… aunque quizás fui yo quien no pudo apreciar su disfraz. ¿Será que como ex militante del partido Socialista, Jorge Arrate se disfrazó de Socialista?. Según advertí en algún medio de prensa, y por el correo de brujas, propio del mismo Halloween, la nueva campaña de Arrate instaba a salir a la caza del voto de su ex partido: aparece muy sonriente en un afiche cuyo slogan dice «Socialistas votan x socialistas». De este modo, el candidato del Juntos Podemos, pretende seducir a los militantes disconformes de su antigua colectividad… ¿habrá sido un disfraz o la manifestación de su esencia? Quizás nunca lo sabremos.

En mis inconfesables secretos «pornosoft» les pido me permitan confesar lo que, en cuanto a candidatos disfrazados me hubiera gustado alguna travesura:

Piñera, disfrazado de Capitán Planeta. ¡¡Un súper héroe salvando a Chile de lo que él considera sus pecados!!!

Frei, con traje de Bombero. ¡¡¡Para apagar todos los incendios generados dentro de la Concertación!!!

MEO, de Tarzán. ¡¡¡Sólo por ver las cualidades anatómicas que tanto declara disfrutar en privado Karen Doggenweiler!!!

Arrate, con disfraz de hippie en Piedra Roja. ¡¡¡Quizás con ese traje lograría convencer a tantos que , como yo, aún no tienen claro cual es la diferencia entre nuestros candidatos!!!

Y yo de Caperucita en látex rojo, esperando una buena travesura de estos querubines en busca de sus caramelos…me hubiera dejado seducir por cualquiera de ellos, siempre y cuando los hubiese visto con los disfraces con que los quise en mi político Halloween de «pornosoft» imaginario…

Loreto Ibáñez Fontan.

Relacionados: