• 01/julio/2010 •

¿Hijos deportistas?: Todo lo que hay que saber

<b>Oscar Robinson</b><br>Director de Educación Física Universidad San Sebastián.

Oscar Robinson
Director de Educación Física Universidad San Sebastián.

La fiebre mundialera trae consigo que todo el mundo hable de deporte y no de actividad física, y el éxito que han logrado varios de los futbolistas seleccionados a nivel mundial, los conviertan referentes para los niños y sus padres que ven en sus hijos un potencial deportista exitoso (tanto en lo deportivo como en lo económico). ¿Pero qué es lo que debemos considerar antes de planificar la vida familiar en torno a un niño deportista?

Es importante que los padres consideren la práctica constante de actividad física no solo para sus hijos, sino que para ellos también. Para nadie son desconocidos los beneficios de tener y mantener una vida activa que permite mejorar en general la calidad de vida.

Es por ello que hay que iniciar tempranamente a los niños en el deporte, pero esto responde a un proceso que tiene etapas definidas y que no es recomendable saltarse. Toda práctica deportiva inicial debe considerar la edad y las características óseas y musculares de los niños, por lo que es importantísimo que sea un profesional el que guíe esta práctica.

El entrenamiento debe estar adaptado a la edad biológica de los niños, en cuanto a su madurez tanto física como psicológica. Además, estos deben ser racionales y debidamente planificados.

La práctica del deporte a nivel preescolar y escolar debe ser realizada de acuerdo a las necesidades e intereses de los niños y no de los padres. Con esto me refiero a que los niños deben aprender –cualquiera sea el deporte- a través del juego, de la imitación o de alguna forma competitiva, pero básica. Es importantísimo que los padres tengan muy claro que las capacidades coordinativas son la base del entrenamiento infantil y no la especialización temprana.

Acá algunas características de las etapas del desarrollo del proceso deportivo, de modo que se sepa qué esperar del rendimiento deportivo de sus hijos, cualquiera sea el deporte que ellos elijan:

a) Etapa de Preparación Inicial (menos de 11 años):

– predominio del juego y la polivalencia

– adquisición de una gran base diversificada de experiencias motrices técnicas

– Hay que tratar de evitar la unilateralidad, la uniformidad y la monotonía

b) Etapa de Preparación de Base (11-13 años):

– preparación multilateral con pocos ejercicios especiales

– adquisición de una amplia y variada gama de estructuras técnicas básicas

– dotar al jugador de múltiples y diversificadas formas de ejecución de los elementos técnicos básicos.

c) Etapa de Preparación Especializada de Base (14-16 años):

– aumento del volumen de trabajo al haber más posibilidad de desarrollo de la capacidad aeróbica

– ejercicios diversificados, pero relacionados con el deporte

– amplio uso de contenidos y medios para aumentar el potencial funcional del organismo

d) Etapa de Máximo Rendimiento (17-25 años):

– uso de los medios de entrenamiento más adecuados para lograr el máximo desarrollo

– más larga en deportes que demandan más de la capacidades técnico-tácticas

e) Etapa de Conservación del Alto Rendimiento (más de 25 años):

– requiere una planificación individualizada.

Los padres no deben sobre exigir a los niños más de lo que corresponde para cada una de sus etapas de desarrollo.

Oscar Robinson.

Publicado: 01/07/2010

Relacionados: