• 26/junio/2020 •

Imágenes en pandemia, efecto multiplicado

<b>Jorge Gillies</b><br>Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Si las imágenes tienen de por sí un alto impacto en la comunicación política, su efecto se ve multiplicado en tiempos de pandemia y confinamiento, cuando las personas están mucho más pendientes de la televisión y las redes sociales. Es algo que los actores políticos deberían saber, lo que no siempre sucede.

Es el caso del funeral del arzobispo emérito Bernardino Piñera, tío del presidente de la República, donde claramente se alteraron los protocolos que rigen en pandemia, obligando a diversos representantes públicos a intentar explicaciones para nada convincentes, tratando incluso de adecuar estos protocolos ex post. 

La foto anterior de Piñera en la Plaza Baquedano –o de la Dignidad- también fue objeto de críticas. Al respecto, hay quienes señalan que pudo ser una opción consciente y no un mero capricho, buscando recuperar el apoyo de sectores de la derecha más dura. De hecho, el jefe de Estado subió posteriormente en las encuestas.

Pero hay otras imágenes que han causado polémica, como la televisada cuarentena de Joaquín Lavín en una residencia sanitaria. Las múltiples críticas a la banalización de su eventual contagio no parecen, sin embargo, haber surtido efecto. El alcalde de Las Condes se mantiene en el primer lugar en las encuestas presidenciales. 

La imagen de sencillez y hasta ingenuidad, alejada de la “política tradicional”,  que busca cultivar el edil responde por cierto a una cuidadosa y bien asesorada estrategia comunicacional. Lavín ha sabido manejar el tema de la imagen con el apoyo de las estaciones de televisión que le abren sus programas.

Pero hasta una foto falsa ha causado revuelo. Es la que se pretendió atribuir a la presidenta del Colegio Médica, Izkia Siches, que la mostraba supuestamente celebrando y bebiendo entusiastamente un trago. Lejos del efecto dañino buscado, la foto generó una ola de apoyos a la joven dirigente gremial, ubicándola junto a Lavín en los primeros lugares en las encuestas. Probablemente este fenómeno se habría intensificado si la imagen hubiese sido real y no una foto publicitaria de un local de Moscú, como se terminó descubriendo.

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Relacionados: