• 26/julio/2018 • Salud,Sociedad
A- A A+

Importancia de cumplir con los procedimientos para asegurar la calidad

Christian Rodríguez
Gerente general de Laboratorio Synthon Chile.

Hace unas semanas, el gobierno anunció un plan que incorpora la venta de medicamentos sin receta en supermercados y la venta fraccionada de tratamientos.

Pero, primero para poder analizar esta propuesta es importante entender qué es el fraccionamiento. En pocas palabras, es extraer de un envase de medicamentos sólo las unidades requeridas por el paciente, según el tratamiento y prescripción emitida por el médico tratante y legalmente habilitado.

Lo que se busca, según indican desde el gobierno y quienes promueven la ley, es evitar que las personas lleven unidades del medicamento que finalmente no usarán y con eso poder disminuir el costo, entre otras cosas.

Actualmente, en Chile las instituciones pueden fraccionar fármacos, pero sólo de forma voluntaria, siendo únicamente las instituciones públicas las que lo hacen y en determinados casos, como por ejemplo algunas farmacias populares.

Al hablar de fraccionamiento, la clave está en pensar en el bienestar del paciente. Estados Unidos es líder en esta tendencia, pero tiene un sistema totalmente adaptado para cumplir con todos los requerimientos necesarios para poder lograr un fraccionamiento efectivo.

Todo esto significa un costo, ya que existe un personal que chequea la veracidad de las recetas, técnicos que manipulan los fármacos, bodegas de almacenamiento y maquinaria que fracciona los comprimidos o capsulas. Es decir, una infraestructura sanitaria que no existe en las farmacias chilenas actuales.

Además, ¿qué pasa con los medicamentos semisólidos y líquidos? En ese sentido es clave tener espacios de almacenamiento distintos y evitar así uno de los riesgos básicos como la contaminación cruzada, lo cual va a afectar directamente al paciente y no existe cómo poder fiscalizarlo con el sistema farmacéutico que existe actualmente en el país.

En esa misma línea, el principal problema es que se coloca en riesgo la calidad de los medicamentos, ya que se incorporan procesos para los cuales no hay un diseño adecuado. Si bien, la ley aclara que los medicamentos sí se pueden fraccionar, pero deben cumplir con ciertos requerimientos de seguridad. Haciendo referencia, claramente, a casos como: ¿qué pasaría si se necesita retirar un lote fraccionado y este no cuenta con el número de serie?, ¿Qué ocurre con la información de efectos adversos que está en el folleto contenido en el envase original?, No existe a la fecha una guía técnica que clarifique y establezca los requerimientos en detalle de como fraccionar y dispensar estos medicamentos.

Por lo mismo, cabe resaltar que hoy en día existen alternativas a los fármacos patentados, tal como son los medicamentos bioequivalentes, productos que, siendo la misma molécula, cuentan con el sustento de un estudio de equivalencia terapéutica para asegurar que tienen la misma seguridad y el mismo efecto que el fármaco innovador.


Christian Rodríguez
Gerente general de Laboratorio Synthon Chile.

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

Cáncer de mama y accesos a tratamientos de calidad

Cáncer de mama y accesos a tratamientos de calidad

Cada año octubre nos hace un llamado de atención para tomar conciencia sobre el cáncer de mama. Más del 80% de los chilenos conoce o tiene algún familiar que padece (Más...)
17 Oct 2018