• 14/junio/2017 •

Importancia del test genético para ratificar incompatibilidad con la vida

<b>Sebastián Salinas</b><br>
Bioquímico experto en genética humana y gerente general de Clínica Origen.

Sebastián Salinas
Bioquímico experto en genética humana y gerente general de Clínica Origen.

Esta semana, el proyecto que despenaliza el aborto en tres causales, que fue despachado este martes por la Comisión de Salud del Senado y que ahora será discutido en la Comisión de Constitución, dejó en evidencia la falta de profesionales para diagnosticar la inviabilidad fetal.

El proyecto determinó que para este caso, un experto en medicina materno-fetal debe confirmar la patología y con ello validar la interrupción del embarazo. Sin embargo, la misma ministra de Salud Carmen Castillo indicó que, actualmente, en el sistema público sólo trabajan 17 médicos que están facultados para realizar este diagnóstico.

Ante este escenario, es imprescindible contar con más herramientas que puedan facilitar el proceso y garantizar la seguridad de las madres. Pese a que en Chile existe un test genético que permitiría poner en práctica la ley de aborto y certificar la inviabilidad fetal de forma segura, rápida y no invasiva a partir de la novena semana, éste no está -por ahora- considerado dentro del protocolo. Por ello, dada la urgencia del proyecto, es de suma importancia que parlamentarios y autoridades puedan considerar todos los mecanismos alternativos para proceder de forma correcta y certera ante posibles casos de problemas en el embarazo.

Panorama es el nombre del examen más realizado en el mundo que analiza el ADN del bebé a través de una simple extracción de sangre de la madre, sin poner en riesgo la vida de ninguno de los dos. Se trata de un examen con un margen de error mucho menor al de la ecografía y que se puede realizar a partir de las nueve semanas. Con ello es posible certificar con una certeza sobre un 95%, la probabilidad de anomalías cromosómicas incompatibles con la vida, aliviando enormemente el sistema, ya que los escasos profesionales solo se usarían para confirmar los test genéticos, tal como en el resto del mundo.

Los invito a reflexionar sobre un proyecto del cual se ha discutido mucho pero donde faltan puntos por precisar. Contar con las herramientas y los profesionales necesarios es prácticamente lo básico. Es el punto de partida para recién comenzar a hablar de inviabilidad fetal. Sin ellos, es como caminar a ciegas sin saber dónde estamos ni menos con los conocimientos necesarios para tomar una decisión responsable.

 

Sebastián Salinas
Bioquímico experto en genética humana y gerente general de Clínica Origen.

Relacionados: