• 14/julio/2015 •

La estrategia del chantaje económico y del realismo político para bajar las expectativas de cambio

La estrategia del chantaje económico y del realismo político para bajar las expectativas de cambio

Alfredo Armando Repetto Saieg
teorianacionalypopular.blogspot.com.ar
Soy chileno y Licenciado en Ciencias Políticas. Estudié en la Universidad de Buenos Aires, en Argentina, país del que guardo los mejores recuerdos. Me especialicé en Relaciones Internacionales y mayormente me interesan los procesos políticos de mi país en particular y de Latinoamérica en general. Tengo cuenta en Facebook y en FacePopular donde publico todos mis comentarios. He escrito 12 libros. Estos pueden descargarse desde mi blog donde también es posible leer los artículos que semanalmente publico. La dirección del mismo es: http://teorianacionalypopular.blogspot.com.ar/

<b>Alfredo Armando Repetto Saieg</b><br><b>teorianacionalypopular.blogspot.com.ar</b><br>Soy chileno y Licenciado en Ciencias Políticas. Estudié en la Universidad de Buenos Aires, en Argentina, país del que guardo los mejores recuerdos. Me especialicé en Relaciones Internacionales y mayormente me interesan los procesos políticos de mi país en particular y de Latinoamérica en general. Tengo cuenta en Facebook y en FacePopular donde publico todos mis comentarios. He escrito 12 libros. Estos pueden descargarse desde mi blog donde también es posible leer los artículos que semanalmente publico. La dirección del mismo es: //teorianacionalypopular.blogspot.com.ar/

Alfredo Armando Repetto Saieg
teorianacionalypopular.blogspot.com.ar
Soy chileno y Licenciado en Ciencias Políticas. Estudié en la Universidad de Buenos Aires, en Argentina, país del que guardo los mejores recuerdos. Me especialicé en Relaciones Internacionales y mayormente me interesan los procesos políticos de mi país en particular y de Latinoamérica en general. Tengo cuenta en Facebook y en FacePopular donde publico todos mis comentarios. He escrito 12 libros. Estos pueden descargarse desde mi blog donde también es posible leer los artículos que semanalmente publico. La dirección del mismo es: http://teorianacionalypopular.blogspot.com.ar/

El entramado económico- productivo de las empresas nacionales y extranjeras, de los bancos locales y entidades financieras definen sus intereses a partir de las urgencias de las transnacionales; son ellas las que impulsarán el predominio del neoliberalismo: este proceso consolida una burguesía trasnacional que se vincula con esa visión del mundo que reivindica las demandas de los centros globales del poder antes que las necesidades de nuestro país. Es la élite quien gana con esta institucionalidad. A partir del golpe controla la agenda pública, incluso una vez que recuperamos la “democracia”.

La democracia formal consolida a los mismos sujetos económicos que fueron favorecidos en dictadura, la política queda a la par de la corrupción privada mientras se insiste en la ineficacia del sector público. A partir de ese momento, el aumento de la inversión pública en la construcción de caminos, las concesiones viales, la venta de los activos relacionados con la energía y hasta el cobre- todo esto sumado a las privatizaciones y a los fuertes subsidios- benefician a los grupos privados a costa del bienestar común. Podemos comprobarlo en la estatización de la deuda, en la licuación de pasivos locales y en otras medidas que garantizan a los grupos más concentrados de la economía la «irreversibilidad» de las políticas neoliberales.

Pero, la historia desmiente la lógica dominante porque el régímen popular se convierte en una realidad que nos obliga a pensar que no es posible terminar con la historia, no al menos bajo el capitalismo. Además, hay que considerar que la casta política- empresarial durante la «transición» se recicla como los capitanes de la industria, quien generaría el trabajo y el desarrollo, presionando así las expectativas democráticas de las mayorías. Lo hace a través del “realismo político” que racionaliza el sistema para imponer sus puntos de vista. Entonces, el “realismo político” es una política que ejerce control sobre nuestros intereses pues justifica los dogmas del duopolio. Este «realismo» nos dice que bajemos las expectativas por la desaceleración de la economía, etc., que incluso el programa de la «Nueva Mayoría» sufrirá modificaciones. En este sentido es que Bachelet lanzó la Comisión Asesora Presidencial de Productividad.

Con esta nueva comisión regresa el discurso del crecimiento económico, del aumento de la productividad y la teoría del derrame, lo que es un volver a la década de los ’90. Para el duopolio la productividad es central, significa hacer más con menos, lo que equivale a decir que es la fuente del progreso económico y social. Por lo tanto, es un tema que nos une como país, no que divide. Todos ganaríamos. La patronal nos miente: el aumento de la productividad en realidad es un aumento de la explotación. Es hacer más con menos, lo que en la práctica viene acompañado de despidos, de flexibilización laboral, etc. Vuelve el discurso clásico de la Alianza y de la Concertación para neutralizar las expectativas de la población. El problema para la élite es que Chile cambió (ya no es el mismo de hace 25 años atrás) y eso gracias a la lucha del pueblo hoy en las calles.

 

Alfredo Armando Repetto Saieg

Relacionados: