• 11/junio/2018 • Internacional
A- A A+

La mayor tragedia de Guatemala es su sociedad mediocre

Ilka Oliva Corado
@ilkaolivacorado
cronicasdeunainquilina.wordpress.com
Escritora guatemalteca. Inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo.

Hablar de la sociedad guatemalteca es hablar del colmo de los colmos: todos los males de la humanidad se conjugan en ese pedacito de país que por si fuera poco también se elevan al cuadrado: ingratitud, insensibilidad, desmemoria, cinismo, cachurequería, racismo, clasismo, homofobia, mente colonizada y mediocridad.

Punto y aparte es el pueblo, el pueblo de pies descalzos está a años luz de la sociedad rastrera que lo violenta, excluye y expulsa en las migraciones forzadas eso si no lo asesina antes en desnutrición y limpiezas sociales. Claro está que este artículo trata de la peste que carcome a Guatemala, no de la raíz milenaria que la embellece. Quien lea entienda.

Si el abuso sexual y el feminicidio de 41 niñas en un Hogar Seguro del gobierno, no hizo reaccionar a la sociedad para exigir la renuncia inmediata de Jimmy Morales, nada lo logrará así hagan erupción todos los volcanes, se desborden todos los ríos y despierten huracanes que en conjunto formen deslaves que arrasen con poblados completos.

Si familias completas intentando sobrevivir en basureros, si miles de niños viviendo en las calles; picando piedra, cargando bultos, lustrando zapatos: sin acceso a la salud, a la educación y a una vida integral no ha logrado que la sociedad reaccione, nada lo hará. Si miles se pudren cortando caña, para los grandes ingenios de explotadores y la sociedad ni se mosquea, nada lo hará.

Si los cientos de bares y casas de citas en cada esquina del país, donde se secuestra, viola y asesina a niñas, niños, adolescentes y mujeres no logra que la sociedad se indigne y cambie el sistema, nada lo hará. Porque de una u otra forma esa sociedad mediocre también se beneficia, no olvidemos que es patriarcal y misógina ante todo. Claro está, el gobierno de Guatemala representa a quienes votaron por esa banda de corruptos, feminicidas y genocidas.

Y son igual de responsables quienes no votaron por ellos pero que solo reaccionan en las redes sociales, por su comodidad, pero que se esconden debajo de la cama en la vida real porque para tanto no les dan las agallas. No es lo mismo ir a poner el pecho aunque lluevan metrallas, que despotricar desde una red social en internet en donde todos campean de envalentonados y justos luchadores sociales.

Las tragedias en Guatemala tienen nombre propio: sociedad mediocre. La mediocridad de la sociedad es el núcleo celular que permite la violencia gubernamental y sistemática hacia los últimos de las clases sociales. Y seguirán sucediendo las limpiezas sociales, los derrumbes en los basureros que se tragan a familias completas, feminicidios, desapariciones forzadas, seguirán creciendo generaciones picando piedra, viviendo en las calles, lustrando zapatos, cargando bultos, cortando caña, pudriéndose en los bares y casas de citas; porque en efecto la sociedad lo permite porque le beneficia.

Momentáneamente, por doble moral más que todo y por su foto del recuerdo y la publicación de la misma en las redes sociales para recibir aplausos y mostrar la apariencia de buenos samaritanos, muchos se muestran sensibles y “reaccionan” ante una tragedia “natural” donde propios y extraños sacan provecho a costillas de quienes la vivieron, pero solo es cosa de tres días porque a la semana los vuelven a olvidar y estos pasan a enfilar las listas de las grandes tragedias que pudieron ser evitadas si tan solo hubieran sido vistos como seres y no como objetos para beneficio de las mafias.

“Oremos hermanos por Guatemala”, no es la solución. La solución es armarse de valor, dejar la comodidad de las redes sociales e ir a poner el pecho a las calles hasta que renuncie Jimmy Morales y todos los miembros de su gabinete, enjuiciarlos por ladrones, asesinos y corruptos e ir por una Asamblea Nacional Constituyente Integral, como lo han exigido los Pueblos Originarios, sería un buen inicio para ir cambiando el sistema. Pero qué va, como diría mi abuelo tío Lilo: pero patadas en el culo…


Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com
Ilka Oliva Corado.
@ilkaolivacorado
Estados Unidos.

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

Mariela Castañón: “Sigo creyendo en el periodismo humano”

Mariela Castañón: “Sigo creyendo en el periodismo humano”

Porque mi intención ha sido darle voz a quienes no la tienen, tal vez es una forma romántica de ver la realidad, pero yo sigo creyendo en el periodismo humano, (Más...)
07 Aug 2018
El recurso del terror: darles alas a los racistas

El recurso del terror: darles alas a los racistas

En Estados Unidos no es nuevo el tema del racismo ni el de la xenofobia; dicen los Pueblos Originarios del norte del continente americano, que los invasores lo utilizaron contra (Más...)
03 Aug 2018
Nos manipulan más por pereza que por otra cosa

Nos manipulan más por pereza que por otra cosa

Lo queremos todo servido y si es posible que nos den la comida con sonda para no vernos en el trabajo de tener que masticarla. Cada día la dejadez hace (Más...)
18 Jul 2018
Un presidente violador en un país de violadores

Un presidente violador en un país de violadores

Guatemala tiene un presidente violador, nada que sorprenda en una sociedad de violadores. El testimonio de varias mujeres trabajadoras del gobierno que aún con el miedo que puede crear denunciar (Más...)
18 Jul 2018
Correa y la revolución ciudadana

Correa y la revolución ciudadana

La muestra más reciente de lo que significa la traición a un pueblo se está viviendo en estos momentos en Ecuador, que confió plenamente en Lenín Moreno y lo escogió (Más...)
09 Jul 2018
México: el pueblo tiene que estar despierto y alerta

México: el pueblo tiene que estar despierto y alerta

Desde el gobierno de Calderón se está ejecutando en México con todas las estrategias renovadas el Plan Cóndor, algo a lo que llamaron “guerra contra el narcotráfico” para encubrir el (Más...)
03 Jul 2018
El suplicio de ser  haitiano o descendiente de haitianos en República Dominicana

El suplicio de ser haitiano o descendiente de haitianos en República Dominicana

Dos países hermanos, afros descendientes con una mezcla de la inmensa cantidad de esclavos traídos por los reinos de Francia, España y los corsarios holandeses y anglos durante cinco siglos. (Más...)
26 Jun 2018
Mi encuentro con el Che

Mi encuentro con el Che

Tenía 16 años cuando escuché por primera vez hablar de Ernesto “Che” Guevara, yo estudiaba magisterio de Educación Física y el R, que me doblaba la edad, egresado de la (Más...)
15 Jun 2018