• 16/junio/2020 •

La nueva generación de familias COVID

<b>José Manuel Jaramillo Vergara</b><br>Gerente GeneralFundación Educacional Choshuenco

José Manuel Jaramillo Vergara
Gerente GeneralFundación Educacional Choshuenco

Las familias chilenas, como las del mundo entero, hemos debido cambiar nuestras rutinas, focos, preocupaciones y prácticas producto de la pandemia. Sin duda cambios que han tenido de dulce y de agraz, dependiendo del grupo sociodemográfico de cada una, con efectos negativos y positivos, mayores o menores. 

Por una parte, el confinamiento en espacios reducidos evidentemente es más estresante y duro de sobrellevar en zonas vulnerables, a diferencia de aquellos casos en que las familias disponen de mayor lugar en casa. En tanto, quienes han logrado sostener su fuente laboral o ingreso mínimo, han mantenido niveles de estrés y angustia en grados tolerables y menos tóxicos. 

Lamentablemente, la inmensa mayoría de las familias de nuestro país no ha tenido la misma suerte, y hoy se encuentran sometidas a una gran presión personal, familiar y laboral, lo que en algunos casos puede llevar al maltrato físico y psicológico al interior de los hogares. 

No obstante, hay algo loable que ha ocurrido en algunas y es que, como padres, madres y familias, hemos debido acercarnos más a nuestro rol de primeros educadores. Por primera vez sentimos que la educación de nuestros hijos/as ya no depende de los jardines infantiles, los colegios, ni los centros de educación superior. Hoy abrazamos el reto de educar en casa, no solo como tutores de nuestros hijos sino al educarlos y formarlos; un desafío que, en ciertos casos, ha sido acompañado desde los centros educativos permitiéndonos adoptar técnicas favorables, además de contar con más tiempo y espacio para enseñar valores y compartir experiencias significativas. 

Bajo este contexto, cabe preguntarnos ¿cómo vamos a seguir? ¿De qué manera debemos integrar en las políticas públicas y en las prácticas y proyectos pedagógicos futuros este elemento? ¿Cómo perpetuar este rol clave de las familias y padres en la educación, y a la vez poner en perspectiva el rol acompañador y apoyador de los centros educativos en esta tarea?

Con todas las dificultades que nos han traído estos meses de pandemia, hemos logrado reafirmar nuestro modelo como comunidad educativa, destacando el rol clave de las familias como primeros educadores. Sin duda, están volviendo al origen, su esencia, y seguiremos trabajando para que la nueva generación de familias COVID mantengan esta práctica y su valioso papel en el tiempo.

José Manuel Jaramillo Vergara
Gerente General
Fundación Educacional Choshuenco

Relacionados: