• 08/noviembre/2009 •

La omisión electoral de la prensa escrita

<b>Carlos Cuadrado S</b><br>Director Ejecutivo de Grupo Vértice. Periodista. Magíster en Ciencias Políticas.

Carlos Cuadrado S
Director Ejecutivo de Grupo Vértice. Periodista. Magíster en Ciencias Políticas.

“Superó un reto tras otro, creció como líder e hizo honor a sus promesas de esperanza y cambio”. Con estas palabras publicadas en su editorial, a 11 días de los comicios realizados el 04 de noviembre de 2008 en Estados Unidos, uno de los diarios más prestigiosos de ese país -The New York Times- asumía de forma abierta y transparente su respaldo hacia el entonces candidato Demócrata a la presidencia, el afroamericano, Barack Obama. Anteriormente habían hecho lo mismo otros importantes matutinos como The Wasington Post, Los Angeles Times y el Chicago Tribune.

Esta realidad, contrasta brutalmente con lo que ha ocurrido en Chile durante el proceso eleccionario con miras a las presidenciales del 13 de diciembre próximo, especialmente con los principales medios de comunicación escritos, quienes en aras de mantener una independencia y autonomía ficticia, no dan a conocer su postura de forma explícita y formal. Los ciudadanos se enteran de su orientación a través del carácter de los miembros que conforman los directorios del holding a los que pertenecen dichos diarios y no por la línea editorial que profesan.

Así, existe claridad “implícita” que tanto El Mercurio (controlado por la familia Edwards a través de El Mercurio S.A) como La Tercera (por COPESA del grupo Saieh) son medios afines a la candidatura del centroderechista Sebastián Piñera, mientras el periódico La Nación (propiedad del Estado), cumple un rol desembozado de apoyo al gobierno de turno y al candidato oficialista Eduardo Frei. De ahí podemos desglosar una serie de otros medios de carácter regional que pertenecen a estas organizaciones empresariales, siendo las dos primeras de un peso sustantivo, ya que prácticamente se han transformado en duopolio que además cuentan con señales de radiodifusión y on-line.

Este asunto adquirió revuelo hace dos semana cuando se dieron a conocer los resultados de la encuesta UDP, donde uno de los datos más relevantes fue que tanto el senador DC como ME-O se imponían al candidato de la Coalición por el Cambio en el balotaje, dato que fue difundido de manera escueta por El Mercurio y La Tercera, contrastando con la cobertura que le otorgaron a la encuesta CEP de septiembre, donde Piñera encabezaba los sondeos en primera y segunda vuelta.

Esto derivó en el reclamo de dirigentes concertacionistas y cercanos al diputado ex PS sobre el tratamiento “desigual”, que a su juicio, han otorgado los respectivos medios a la campaña presidencial. Esto difiere con la postura de muchos otros periódicos existentes en Internet, que si bien tienen una línea editorial marcada, buscan cubrir de forma más equilibrada la contienda electoral.

Es un hecho que los medios de comunicación generan realidad mediante la confección de lo que se denomina la “Teoría de la agenda setting” desarrollada en la década del 70 por los periodistas y académicos Donald Shaw y Maxwell McCombs, quienes postularon que la prensa posee una gran influencia sobre las audiencias al definir qué hechos tienen interés informativo y qué espacio se les da en la pauta, influyendo sobre los temas de los que hablará la opinión pública.

De ahí la relevancia que tiene la transparencia en materia de respaldos electorales, ya que si bien las empresas comunicacionales no están obligadas a definir apoyos abiertos a ningún candidato, resulta sospechoso que lo hagan de forma solapada y subrepticia al cubrir a tal o cual aspirante de forma asimétrica y dispar.

Uno de los ejemplos más claros fue la acusación en contra de Piñera por el caso del Banco de Talca, que el diario La Nación publicó en el mes de “abril”, pero que no tuvo repercusión mediática en el resto de los diarios hasta el mes de “julio”, cuando se dio a conocer una entrevista a la ex ministra de Justicia del Gobierno Militar, Mónica Madariaga, quien confirmó interceder en 1982 a favor del empresario para que no fuera detenido tras el procesamiento en su contra por eventual fraude e infracción a la ley de bancos, durante el período en que éste era gerente de dicha entidad.

En la actualidad los medios de comunicación cumplen un importante rol de fiscalización de los actos públicos que realizan las autoridades, siendo protagonistas de muchas denuncias sobre irregularidades y hechos de corrupción, pero igualmente clave es su labor irrenunciable de informar a la ciudadanía de manera clara, abierta y sin intereses ocultos sobre el desempeño de los candidatos a la presidencia, como único mecanismo de preservar el desenvolvimiento de una prensa libre, independiente y abocada a contribuir al desarrollo del país, sin trincheras de ningún tipo.

Carlos Cuadrado S.

Publicado: 10/11/2009

Relacionados: