• 21/enero/2021 •

La reconversión de la cadena de suministros a través de la nube

<b>Volker Lafrenz</b><br>
Vicepresidente para Latinoamérica de Infor

Volker Lafrenz
Vicepresidente para Latinoamérica de Infor

La pandemia del Covid-19 ha producido un importante crecimiento en las compras online, tendencia que seguramente continuará este año 2021 en América Latina y en el resto del mundo. Términos como la reconversión digital hoy son parte de los planes estratégicos de desarrollo de diversas industrias, teniendo como ejemplo a las empresas de retail que han evolucionado digitalmente para ofrecer nuevas experiencias para sus clientes y así potenciar diversos mercados.

Es en este escenario en donde el área de almacenamiento también ha enfrentado cambios como parte de la cadena de suministros, adoptando de paso procesos de transformación digital, especialmente en la nube. Estas acciones han logrado eficientar estrategias de negocio por medio de procesos más eficientes y efectivos. La pandemia del Covid-19 justamente ha incidido en altos volúmenes de demanda, poniendo a prueba la capacidad del sector privado y público en la entrega oportuna de suministros, por ejemplo, de productos sanitarios como mascarillas y otros elementos de higiene

Por otro lado, la sostenida alza del comercio electrónico también ha tenido un impacto considerable en el retail, supermercados y en otros tipos de negocios. Esto ha causado cambios en el tamaño y en la frecuencia de órdenes de compra. Éstas en el comercio electrónico son en general menores, mientras que en las tiendas tradicionales son mayores y menos frecuentes. La forma en que los departamentos de abastecimiento y bodegas las procesan en cuanto a las asignaciones y el picking es totalmente diferente. Y estos son cambios que debería considerarse para cualquier tipo de gestión comercial.

Entonces, ¿cómo pueden las secciones de almacenamiento adaptarse a estos repentinos cambios? y ¿cómo pueden estar mejor preparados para un mundo en donde la demanda puede ser más esporádica? La respuesta está en transformarse digitalmente y aquello significa colocar “la nube” en el corazón de los planes de transformación y modernización de cada negocio. Las soluciones de softwares de gestión de bodegas (WMS) deben estar automatizadas, permitiendo operaciones rápidas y fluidas de capacidad. Esto implica estar preparados para cambios inesperados o bien ante contingencias o demanadas que suelen producir fluctuaciones de capacidad. 

Los WMS tradicionales on-premise (instalados en los sistemas de las empresas) en general tienen implementaciones costosas y que toman mucho tiempo para la provisión del hardware y la calibración del software. En cambio el WMS basado en la nube se instalan rápidamente, prácticamente en días en lugar de semanas o meses. A ello se suma que los upgrades son automáticos sin necesidad de instalación manual. Todo esto ayuda a que los departamentos de bodega y de almacenamiento mejoren su eficacia, ahorrando así tiempo y dinero. 

Existen también otros beneficios, especialmente para aquellas áreas de almacenamiento que adoptan un sistema holístico basado en la nube de un mismo proveedor, y en lugar de operar con varios sistemas diferentes. El escenario de muchos sistemas de diferentes proveedores frecuentemente significa enfrentar otros retos para la capacitación del personal, el cual debe aprender a usar distintas interfaces, además de conocer la idiosincrasia de cada una de las soluciones. En estas situaciones, es común que las áreas de almacenamiento tengan inconvenientes cuando el personal que está más familiarizado con los distintos sistemas se encuentra fuera de oficina o de vacaciones. El problema se produce cuando no queda nadie disponible que tenga este conocimiento.

Al adoptar una solución moderna WMS basada en la nube, con una interface intuitiva, las áreas de almacenamiento pueden simplificar los aspectos técnicos de sus operaciones, lo que también ayuda con la capacitación del personal, permitiendo de paso que más cantidad de empleados se capaciten para usar el sistema.

Pero si el escenario señalado es tan positivo, ¿qué es lo que ha demorado a determinadas áreas de almacenamiento para implementar este tipo de solución? En el pasado existían algunos temores entre los gerentes y encargados de estos departamentos, en relación a la idea de que las soluciones en la nube los volverían más vulnerables, por ejemplo, en el caso de un corte de internet o perdida de datos. Estos temores aumentaban en áreas remotas, donde los servicios de internet no contaban con la fortaleza necesaria ante requerimientos de la industria. Sin embargo, dicha situación es totalmento diferente, especialmente porque el sector de las telecomunicaciones se ha modernizado, implementando mejoras a nivel de fibra óptica y mejores redes.

Desde otra mirada, el WMS en la nube puede ayudar a mejorar la ciberseguridad, ya que los proveedores de este tipo de soluciones han integrado diversos protocolos de seguridad. Además, las soluciones unificadas pueden ayudar a disminuir diversos tipos de vulnerabilidades.

Las áreas de abastecimiento fueron más lentas que otras verticales en adoptar la automatización y la nube, pero en el momento actual de incertidumbre y cambios repentinos en torno a la pandemia del Covid-19, estamos ante beneficios que son difíciles de ignorar. De la misma manera en que las empresas del retail han adoptado la transformación digital para ser más adaptables, las áreas de almacenamiento y de abastecimiento deben aprovechar las soluciones de vanguardia digitales presentes en la nube para garantizar su respectiva competitividad.

Volker Lafrenz
Vicepresidente para Latinoamérica de Infor

Relacionados: