• 18/marzo/2020 •

La suma de todos los miedos

<b>Jorge Gillies</b><br>Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Las impresionantes imágenes que llegan de Italia y otros países europeos, el hecho que alguien que encarna la sensatez como Angela Merkel anuncie el contagio de hasta el 70 por ciento de la población alemana, la suspensión de todos los vuelos desde Europa por parte de Trump y la declaración oficial de pandemia hacen que la crisis del coronavirus se haya transformado en el tema predominante en el Chile de la convulsión social.

Se trata de un impacto comunicacional determinante, más allá de las consecuencias aún imprevisibles que pueda tener la expansión de la enfermedad en nuestro país.

¿Cómo se entrelazan el tema sanitario con la crisis política y social? Las respuestas son difíciles, por cuanto no existe experiencia previa de dos fenómenos simultáneos y de tal magnitud. Por lo pronto hay un hecho evidente que puede ser valorado de distintas formas: el foco de atención ya no está puesto exclusivamente en el estallido social. Comunicacionalmente, la crisis sanitaria irá adquiriendo mayor peso en la medida que el Covid19 se vaya extendiendo.

Lo más probable es que tal como ha ocurrido en otros países se tengan que suspender actos masivos. ¿Afectará ello la concurrencia a protestas y concentraciones políticas de cara al plebiscito de abril? Es muy posible. La masividad puede decaer, pero los sectores más radicalizados difícilmente van a quedarse en sus casas.

Sin embargo la pregunta del millón, que muchos tienen en mente pero que sólo el ministro de Salud ha llegado a formular públicamente, es si la crisis sanitaria puede llegar a afectar la realización misma del plebiscito

Poner en cuestión el que aparece como el único elemento catalizador en el marco de la crisis actual sería un hecho devastador, que agudizaría el conflicto a extremos impredecibles. No existe actualmente liderazgo político alguno capaz de imponer una medida de esa naturaleza.

¿Pero y si llegara a ser necesaria? En el contexto actual todas las preguntas son posibles. En ese caso sólo podría tratarse de una postergación del acto electoral, fruto de un acuerdo político amplio  y muy probablemente de un gobierno de unidad nacional. Es decir, el Covid19 podría terminar acelerando procesos pendientes en nuestra sociedad.

 

Jorge Gillies
Académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de Comunicación Social, UTEM.

Relacionados: