• 15/diciembre/2020 •

La última oportunidad

<b>Jorge Gillies</b><br>
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

En la elección del Colegio Médico participaron 18.977 personas. La Dra. Izkia Siches se impuso con 9.827 votos. Durante el mismo fin de semana, la UDI realizó sus elecciones de mesa directiva, en las cuales participaron 9.297 militantes y Revolución Democrática su referéndum sobre alianzas políticas, ¡ con 795 participantes !

Las cifras no pueden ser más elocuentes y ratifican la enorme diferencia entre los participantes en el plebiscito del 25 de octubre y las primarias del 29 de noviembre, en las cuales votó alrededor del 3,5 por ciento del padrón electoral.

Ello refleja la distancia existente entre los partidos políticos y la sociedad, lo que sería un hecho más bien anecdótico si no estuviésemos a pocos meses de la elección de la Convención Constituyente, convocada y diseñada por los propios partidos políticos y a ser elegida a partir de los mismos distritos electorales en que se eligen los diputados. 

Se dirá que son las reglas del juego. Pero lo cierto es que esta modalidad restringe en forma drástica la posibilidad de que independientes no vinculados a partidos políticos puedan tener acceso a la Convención. 

Ello se suma al hecho que la proliferación de listas -incluyendo las de independientes- distorsionará notablemente la proporcionalidad expresada en el plebiscito de octubre, en la medida que en su elección se aplicará el principio de cifra repartidora o D’Hondt, que favorece la concentración de listas.

Existe, sin embargo, una posibilidad de subsanar esta distorsión: que todas las fuerzas políticas que favorecieron la alternativa del Acuerdo concurran a la elección constituyente en una sola lista y la abran mayoritariamente a independientes y representantes del mundo social. 

No hay ninguna razón para no hacerlo, toda vez que durante el presente año habrá suficientes otros comicios en los cuales los partidos podrán competir y medir sus fuerzas.

Si no se impone la racionalidad, se habrá perdido la última oportunidad de encauzar el proceso constitucional demandado por la ciudadanía. Si esta percibe que su voluntad es burlada, el desborde político y social será inevitable.

Jorge Gillies
Académico Facultad de Humanidades y Tecnología de Comunicación Social, UTEM

Relacionados: