• 18/junio/2018 • Deporte,Sociedad
A- A A+

Las mejores individualidades ¿garantizan el triunfo?

<b>Alberto Bethke</b><br> Socio & CEO de Olivia

Alberto Bethke
Socio & CEO de Olivia

Ya estamos en modo fiebre mundialista y nuestras agendas se paralizarán por este magno evento. Las mesas están acaloradamente discutiendo nombres y formaciones de los equipos, quién debería jugar y por qué, si fulano es mejor que mengano, entre otros.

Tanto en el campo de juego cómo en nuestro equipo de trabajo sabemos que el nombre de los jugadores o integrantes del equipo es fundamental. Y los elegimos en base a lo que saben, la experiencia y a aquellas competencias o estilo de juego que poseen. Así cómo en el fútbol tenemos jugadores que “hacen la pausa” y cambian la jugada. En las empresas tenemos personas que piensan con mayor desarrollo estratégico y, en consecuencia, ven alternativas diferentes que otros no ven.

Ahora bien, ¿garantiza un equipo, con los mejores nombres, el triunfo en el campeonato o el partido? ¿Los mejores CVs hacen al equipo de trabajo de mejor performance? ¿Las mejores individualidades hacen al mejor equipo?

Futbolísticamente podemos recordar equipos con grandes individualidades, pero que fracasaron en cuanto a resultados esperados, tales como Argentina en el mundial 82. La base del campeón mundial de 4 años antes, más Maradona y Ramón Díaz, era lo que diríamos hoy por hoy un “dream team”. En comparación en el 86, de la mano de un Maradona superlativo, Argentina armó un equipo muy sólido, tan sólido que muchos de los jugadores de ese equipo jugaron en ese torneo cómo nunca en su vida, y no repitieron nunca más esa performance.

Por otro lado, el equipo de Italia, campeón del 2006, sorprendió a todos porque ganó un mundial sin figuras de renombre en los podios de las individualidades futbolísticas (hasta costó encontrar el mejor jugador de dicho mundial, inclinándose la balanza a favor de Cannavaro, un defensor sobrio y entregado al equipo), pero con una estrategia y ejecución impecable en los momentos importantes.

En las organizaciones es común ver equipos de trabajo con integrantes con gran experiencia, MBA y otros estudios impresionantes que, sin embargo, no fluyen en su dinámica y en consecuencia están lejos de obtener los resultados esperados. La calidad, experiencia, habilidad y conocimientos individuales son importantes, sin embargo, eso no garantiza que se den las condiciones para que se forme un equipo. Y en las organizaciones se alcanzan y superan los objetivos en base a la contribución de equipos de trabajo multidisciplinarios.

Más allá de los aportes individuales se requiere de personas con empatía, capacidad de escucha, humildad y espíritu colaborativo para que en un entorno de confianza se construya un equipo. Y es precisamente acá dónde el director técnico es fundamental para desplegar sus habilidades de liderazgo para que esto se produzca.


Alberto Bethke
Socio & CEO de Olivia

GD Star Rating
loading...

Relacionados:

El fin de los liderazgos negativos

El fin de los liderazgos negativos

El desarrollo de nuevos beneficios, como las propuestas de horarios flexibles o los planes de carrera, la generación de espacios laborales agradables, entre otros, son algunos de los esfuerzos que (Más...)
17 Jun 2019
Los CEOs también cambian

Los CEOs también cambian

Los seres humanos tenemos el hábito de ver el mundo como algo que, variable más o menos, siempre será más o menos igual. Así nos vemos a nosotros mismos cuando (Más...)
11 Dec 2018
Satisfacción al cliente vs/ cultura client centric

Satisfacción al cliente vs/ cultura client centric

Eran los primeros años del nuevo milenio, y la economía ".com" estaba floreciendo en lo que era su primera generación. Internet brindaba inéditas posibilidades y se empezó a hablar de (Más...)
03 Aug 2018